martes, 7 de abril de 2009

Montaña El Verde 2295 m. y Pico Le Lurien 2826 m.

  El viernes por la tarde me voy a Biescas para subir con esquís el sábado a la Montaña del Verde desde Panticosa y el domingo al pico Le Lurien desde la parte francesa del Portalet, en el embalse de Fabregues junto a la estación de esquí de Artouste.

Sábado 4:
MONTAÑA EL VERDE 2295 m.

  Sin madrugar nada de nada y con un día soleado y caluroso a las 11 largas empezaba a andar desde el coche con los esquís a cuestas por la pista forestal de la Ripera junto a Panticosa, guiado por el GPS para llegar a la base de las palas del Verde donde realmente empieza la ascensión. 

Argualas, Garmonegro, Infiernos desde la cima del Verde

  En 90 minutos de "pateo" me planto en el puente que cruza el río y aparece la nieve continua, aunque aun tardare un rato en empezar a subir. Llego por un trazo de pista hasta una cabaña de pastores junto a una fuente y desde allí enfilo la empinada pala hacia la cumbre.
  Conforme subo me adentro en el mini valle colgado que se forma entre el Faceras y el Verde, inmensas palas de nieve sin obstáculos que son el sueño de cualquier esquiador. Solo por este "corto" descenso merece la pena el porteo de los esquis.


Mar de nieve entre las cumbres del Faceras y Verde

   Llego a la cima con los esquis puestos sin ningún problema, las vistas son de primer orden sobre Sabocos, Tendeñera, Garmonegro .............. 
  Estoy un buen rato comiendo, tomando el sol y viendo el paisaje.
  El descenso de los 800 metros de desnivel de estas palas se hace en un abrir y cerrar de ojos, cuando te das cuenta ya estas en la cabaña de pastores y empiezas el porteo para regresar al coche.
  Vuelvo a nuestra base en Biescas para hacer noche

Fuerte contraste de la montaña con Panticosa visto con zoom


Track para GPS y ver la ruta en tres dimensiones con Google Eart:


Domingo 5:
LE LURIEN 2826 m.

  Hoy madrugo más, he quedado con Nacho (el Patillas), Javi (secretario) y Leo (sin catalogar) que me recogen en Biescas a las 8 de la mañana para ir hasta Artouste. 
  Fuimos con el coche nuevo de Leo que lo conduce con abundante "alegría" llevándonos a todos bastante "acongojados" y "meneados"

Remontando la zona más pendiente con el Midi al fondo

  Empezamos la travesía porteando esquis pensando que la nieve estaba como poco "en casa Dios", pero nos equivocamos. En la cota 1500, antes de salir del bosque nos calzamos los esquís.


Llegando a la arista final

  El recorrido va encajonado entre montañas, es muy suave y largo, viéndose el Lurien lejano. Cuando llegas al collado de Lurien nos queda lo más empinado, conforme subes toma mayor pendiente hasta llegar a unos 100 metros de la cumbre donde por precaución tomamos la decisión de subir con crampones y piolet.
  Con los esquís siempre es más peligroso y difícil subir que bajar, cuando la nieve esta en buenas condiciones te ves tentado a seguir sin crampones, en la mayoría de los casos llegas a la parte más pronunciada de la pala y te encuentras la nieve dura como una piedra. En este instante ya es tarde para ponerse cambiar, no tienes más remedio que "jugártela" y seguir con los esquís.
  Como ya nos a pasado varias veces, hemos escarmentado, hace tiempo que no vamos ni a batir récords ni a jugarnos la vida, solo a disfrutar y hacer deporte.

Nacho y Javi llegan a la cumbre

   Javi y Nacho se suben los esquís y mochila a cuestas, yo dejo todo abajo y subo sin peso. Llegamos a una pequeña arista que sin problemas nos conduce a la cumbre. Hace frío y vienen nubes negras, hacemos las fotos correspondientes y descendemos sin pausa. Además Leo se ha quedado esperándonos doscientos metros más abajo.

Cima Pico Le Lurien

   Yo bajo rápidamente hasta los esquís, Nacho y Javi se "tiran" desde la cima y bajan sin problemas. La nieve esta bien y disfrutamos mogollón en las palas más pendientes. Del collado en adelante descenso suave como pista verde o azul de estación de esquí hasta el bosque.
  En el bosque apuramos hasta que peligran los esquís, solo nos queda media hora de paseo hasta llegar al coche.

Desde la pala final vista de todo el recorrido hasta el embalse de partida

Ya solo nos falta lo más peligroso, que Leo nos lleve en coche sanos y salvos a casa. Tan solo hubo un par de sustos pero logramos sobrevivir. Se me olvidaba, parada en la cafetería de Formigal a tomar unos huevos fritos "por su sitio". "El mayor peligro de la Montaña ha sido siempre el viaje de ida y vuelta en los coches", y eso aunque el conductor sea bueno y prudente.

Reseña con detalles para subir al Lurien:

Track para GPS y ver la ruta en tres dimensiones con Google Eart: