martes, 1 de diciembre de 2009

Nevadas en Benasque

  • Domingo 29:
NEVADAS EN BENASQUE

Todos pronósticos meteorológicos apuntaban a un mal día con nevadas generalizadas en cotas bajas así que me quede en la cama hasta que "me sangro la espalda".
Cuando amanecí a eso de las las doce llovía con ganas en Campo, desayune tranquilamente y me fui yo solo a dar una vuelta con el coche por el valle para "ver nevar".

Salgo del garaje lloviendo y a los cinco minutos empieza a nevar, antes de Seira ya cuajaba en la carretera, menos mal que casi no había trafico. Sigo subiendo y en Villanova la nevada ya era "acojonante", me doy cuenta que el coche patina más de lo habitual en la nieve.

Era nieve muy húmeda, no se hiela pues la temperatura esta sobre cero y se convierte en una especie de pasta mas parecida a la grasa que a nieve, unido a que la crisis me ha hecho apurar más de lo habitual las ruedas......

El primer susto me lo llevo en la entrada de Benasque cuando en la curva de la gasolinera un BMW gordo que viene de frente patina a su derecha rebota con el bordillo y viene directo a mi, acelero y me pasa rozando el "culo", casi se sale de la carretera por mi carril.

Sigo subiendo, rebasado el cruce de Cerler ni ha pasado la quitanieves ni pasara hasta "sabedioscuando", pues están muy entretenidas por el congosto, apenas hay rodada de otro vehículo.

Llego a los Llanos del Hospital y un ramalazo de prudencia me dice que no me quede a tomar café si no quiero quedarme hasta la semana que viene, me largo ya.

Sigue mi afán de aventura en solitario y giro hacia el final de la carretera hasta el principio de la senda de Gorgutes, el espesor de la nieve es importante, cuando llego al final pienso me voy a quedar atascado cuando de la vuelta, pensado y hecho.

Me quedo con el coche cruzado y clavado en la nieve, comienzo la operación de "rescate", en esta ocasión soy el director de operaciones y además el currito de la pala, a pesar de tener tres palas solo puedo manejar una, ¡te quiero Antonio!
Paleo y paleo hasta desenronar el coche, hago unas tomas de vídeo y digo hala vámonos, pero aquello no se mueve, ¡mierda!, me llego a poner nervioso, que coj... pasa aquí, bufff..., no he desconectado el ESP como no va a patinar, si es que estos coches modernos..........

Arranco despacito y vuelvo a mi rodada, bufff..., ¡salvado!, no cantes victoria, hay que llegar a Campo, despacito como si llevara un turismo "vulgar y corriente" bajo por la carretera hasta Benasque.

He descubierto que las dos rotondas que se han "cascado" a la entrada del pueblo van a servir para que mejore el negocio del chapista, a todo el mundo le derrapa y algunos tienen suerte y no se la pegan con el quitamiedos.

Me cruzo con un Golf GTI con cadenas arrastrando una caravana, ¡que valientes!, lo que les espera, casi se me traga un par de veces la cuña en el congosto pero al final llego intacto a Campo.

Me relajo, como, veo la peli y regreso a Zaragoza prácticamente solo en la carretera.

  • Vídeo del recorrido por las carreteras nevadas del valle: