martes, 2 de febrero de 2010

Punta Ordicuso 2608 m.

Viernes 29:
Punta ORDICUSO o Peña GABARRA 2608 m.

  El viernes de San Valero quede en Sabiñanigo con Nacho (el patillas), Jorge (el Meteoroloco) y Alex, más tarde se unieron David, Rafa, Isabel y Martín. Con un tiempo incierto decidimos subir al Balneario de Panticosa para conquistar la cumbre del pico Fenias con esquís.


  Salimos foqueando desde el coche con sol, la vegetación y la senda convertida en un patatal helado por los "peatones" nos obligo a quitar esquís y portear para avanzar más rápido hasta salir del bosque. Seguimos foqueando con Alex y David y Jorge en cabeza que suponíamos nos llevaban al Fenias que ellos ya conocían y nosotros no.


  Hubo un cambio de planes sobre la marcha aunque nosotros ni nos enteramos, el caso es que viraron a la izquierda desviándonos de la supuesta ruta y enfilamos una pala "pinga" cada vez más "pinga" rumbo a un vertical collado con cornisa incluida por el que "parecía" que enseguida se ganaba la cumbre del pico ????????, "ni puta idea".


 El criterio para la elección del nuevo destino fue "por lo blanco y hacia arriba" a por la cumbre que mas le daba el sol, resignados y viendo ademas como al Fenias se lo tragaban literalmente las nubes continuamos por la huella.


  El acceso al collado es una buena pala para que se produzca un "alud", menos mal que hacia días que apenas nevaba y aguanto, los últimos metros al collado los superamos con crampones y esquís a la "chepa".


  Allí nos empezó a cubrir la niebla, a la otra vertiente un vertiginoso "precipocio" al final del cual se veía la carretera al Balneario amenazando con ir a parar a ella en cualquier tropiezo. Con el piolet y la huella hecha por Alex y David subimos una pala vertical hasta la corta cresta que por fin acaba en la cumbre del pico ????? " ni puta idea".


  El descenso fue más emocionante, alguno pensó subiendo que iba a bajar esquiando desde la cumbre pero cuando miras abajo y ves lo vertical y expuesto del trayecto cambias de opinión rápidamente, crampones y de cara a la pendiente con mucho cuidado pues un tropiezo es "adiós mundo cruel".

  Nos costo más bajar que subir pero llegamos, en el collado ya no nos "daba miedo", todos con esquís, algún que otro "tozolón" con una nieve costra muy mala, una visibilidad escasa por la niebla que te provocaba perdidas de equilibrio, sin comentar que estaba nevando hacia rato, pero "sobrevivimos". Para los "buenos esquiadores" como nosotros no hay nieves buenas ni malas, disfrutamos igual pero "de otra manera". 


 En la entrada del bosque los "cobardes" quitaron esquís para bajar andando, Nacho, Martín y yo seguimos esquiando. Ya casi en el coche se me partió una pieza de la fijación soltándose el esquí y terminando contra un árbol, lo que más me fastidio fue no llegar hasta el coche con los esquís puestos.


  En el Balneario nevaba "espeso", sin parar y sin viento. Nos fuimos juntos al refugio de la Casa de Piedra donde comimos el menú "por su sitio". Estuvimos buen rato charlando y contemplando la nevada.


  Todos marcharon y yo me quede en el apartamento de Biescas para completar el puente de San Valero.


Nota: Cuando bajamos consultamos el mapa, nuestro pico es Punta Ordicuso. No cuelgo el track en Internet para evitar que alguien vaya y se "descojone", por supuesto que reseñas no hay ninguna colgada para adjuntar.

Fotos de Jorge:

Fotos de Alex:

Más fotos:

Vídeo del descenso:




Sábado 30:
Esquí de fondo en el Somport

  "Trabajando" para una de las empresas con las que colaboro estuve la mañana en la estación francesa de esquí de fondo del Somport enseñando a un grupo de niños de 4 a 6 años, buffffff..........¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  Todo el día nevando, sin viento, se estaba bien, a los niños les gustaba más revolcarse por la nieve que estar sobre los esquís. En fin, fue divertido para una sola vez.

  Comí con Roberto (otro monitor) en Villanúa y regrese a Biescas sin que dejara de nevar en ningún momento.

Domingo 31:

  No subió nadie, tenia un esquí roto, el pronostico meteorológico era horroroso y el riesgo de aludes máximo. Me quede en la cama hasta que "me sangro la espalda", aunque el tiempo no fue tan malo, después de comer volví a Zaragoza.