martes, 10 de agosto de 2010

Barranco de Lapazosa

Domingo 8:
Barranco de Lapazosa

  Hoy es mi día de fiesta campamental en esta quincena de Canfranc en el que no hay actividades de montaña.

  Quedo con Nacho (el patillas) y Bea (secretaria), los dos incondicionales que se apuntan a lo que "se tercie". Vienen de Zaragoza y yo de Canfranc, nos encontramos en Sabiñanigo y en mi coche seguimos viaje hasta San Nicolás de Bujaruelo.
 La carretera tiene un trafico muy intenso, pero la pista de Bujaruelo parece la A-2 en versión polvo y baches.


  En los prados de Bujaruelo nos pegamos media hora para encontrar un hueco donde dejar el coche de una forma más o menos normal. Mientras preparamos el material vemos varios grupos con neoprenos que se dirigen al mismo barranco, esto parece "Salou".


  Tenemos algo de suerte, entramos en el agua y no nos topamos con nadie hasta llegar al rapel largo donde nos hubiera venido bien llevar en el bote estanco una novela y varios paquetes de pipas.
  Baja ideal para disfrutar, agua abundante muy lejos de causar problemas, le da buen ambiente barranquista. El cielo despejado, calor y buena temperatura completaban los requisitos para que el descenso fuera perfecto.


  Los tres, Nacho, Bea y yo nos movíamos como un "equipo" en el que nos turnábamos los montajes de las cabeceras y el orden de descenso, avanzamos con rapidez. 
  Las ultimas tormentas han arrastrado mucha grava y obliga a rapelar la 16 cascadas que componen el descenso a no ser que te quieras jugar las piernas, como solo tenemos dos para toda la vida decidimos no enredar.


  Las instalaciones están muy deterioradas y algunos rapeles dan "miedo", nos ingeniamos para montar los descensos con la mayor seguridad. Para "colmo" Nacho se encargo de traer una reseña del barranco pero la corto al imprimirla y el barranco aumento con varios rapeles "fantasmas" de propina. 
  Con una cuerda de 50 metros descendimos todo el barranco destrepando el final de los rapeles más largos, lo ideal es llevar dos cuerdas de 30 o 35 metros y empalmarlas en las últimas cascadas.


  Cuando terminamos nos encontramos en la pradera de Bujaruelo a Javi Perez que viene de "machacar" a su sobrino Antonio subiendolo al Tallón, intercambiamos unas cervezas y mucho dialogo. 


  Al pasar por Torla parada "obligatoria" para felicitar a Ángel (el cuñao) es su cumpleaños. Esta allí de vacaciones, nos invita a comer, tarta y café. Es una pena que no nos pudiéramos quedar más rato pero tenia que estar de vuelta a Canfranc antes de la cena para dar una proyección sobre la actividad de montaña prevista al día siguiente.


  Me despedí de Nacho y Bea en Sabiñanigo y volando a Canfranc a seguir con "la marcha" montañero campamental.

Reseña para descender Lapazosa:

Más fotos del barranco: