sábado, 21 de mayo de 2011

Barranco Os Lucas

Domingo 14:
Descenso de barrancos
D´Os Lucas o Lucars de Espierre

  Amanece soleado pero frío y ventoso, Clara y yo vamos a Oros Bajo para descender el barranco D´Os Lucas con Isidro (cachocabroncarapija), Rafa (el freerider) y Oscar ( el cuñao de Isidro), nuevo en estas "Crónicas".

Clara rapelando la primera cascada

  Clara no los conocía y "alucinaba", ¡vaya cuadrilla!, si me encuentro por un barranco con un grupo como el nuestro pensaría, a estos les pasa algo fijo.
  Isidro sufre un tipo de "alzheimer avanzado" sin temblores que se olvida todo, se dejo la maquina de fotos sumergible en el coche de abajo. Rafa "disfrazado" con un neopreno corto de surf, botas de montaña con calcetines de lana altos y una bolsa de plástico de correos con el arnés, casco y otro neopreno dentro para hacer la aproximación, se entero en ese momento que los barrancos se "bajaban".

Rafa dispuesto a saltar en el segundo rapel

  No dejamos de reír por la situación, cuando entramos en el barranco pensé, ¡que San Lucas nos proteja!
  Dejamos en Oros Bajo mi coche y con los otros nos desplazamos a la cabecera por la carretera de Biescas a Espierre, en diez minutos llegamos en el agua por un sendero.

Rapel de la segunda cascada, si lleva mucho caudal preferible saltar

  El barranco tiene bastante agua, limpia y cristalina, aparte de fría, pero no da ningún problema. La primera cascada la rapelamos, la segunda la saltamos pero se toca fondo, hay que tener mucho cuidado y no fiarse pues los desprendimientos cambian la profundidad frecuentemente. 
  Las dos ultimas cascadas con 30 y 20 metros son las más bonitas y espectaculares, en diez minutos andando por el cauce se llega al coche en Oros Bajo.

Isidro comienza a descender la tercera cascada de 30 metros

  Clara tiene que llegar pronto a Zaragoza para coger el autobús a su pueblo, madrugamos para entrar en el barranco, estaba en sombra, corría aire y pasamos bastante frío. Lo ideal es entrar al agua sobre las 12 con el sol bien alto, las cuerdas rozan más de lo debido y es fácil despellejarlas.

La ultima cascada de 20 metros encadenada

  Contra todos los pronósticos llegamos al coche todos "ilesos", felices no se si por el descenso tan "chulo" que habíamos hecho o simplemente por terminar de pasar frío.
  Isidro nos sorprendió de nuevo con su super mini nevera con cervezas frescas, aunque su memoria volvió a "cascar" y se olvido las patatas fritas en Zaragoza, en finn............¡¡

Desciendo el último rapel y en poco más de diez minutos el coche

  Clara y yo fuimos al apartamento en Biescas a ducharnos, comer y recoger para llegar rápido a Zaragoza y coger el bus a Lituenigo, clausurando así un fin de semana de lo más diversificado.
  

Reseña del barranco:

Vídeo de otro de nuestros descensos del Os Lucas:

Más fotos: