lunes, 25 de julio de 2011

Barranco de Literola

Sábado 16:
Barranco de Literola

  A las nueve de la mañana llega a Campo Nacho (el patillas) que se une a la expedición, junto con Leti y Bea vamos valle arriba hasta el cruce con el barranco de Literota cerca de los Baños de Benasque.


El agua espumosa y salvaje es la tónica del barranco

  El barranco de Literola es de los clasificados como nivel 3, técnico, muy acuático siempre y sobre todo extremadamente resbaladizo. Hay que ir con los cinco sentidos y aun así casi seguro que no te libras de algún “costalazo”, lo vimos con fuerte caudal pero dentro de los limites.


A pesar de la "aparatosidad" de las cascadas se bajan bastante bien

  Bea es luchadora y se le nota, ha descendido abundantes barrancos. Leti esta más verde, en los rapeles técnicos tiene algún problema. El rapel estrella, un pasamanos perfectamente instalado para salvar una impresionante cascada. La última vez que realizamos el descenso no existía, era necesario autoasegurarse e instalarlo para que el resto del grupo lo atravesara, la instalación de rapel eran unos cordinos atados al tronco de un pequeño pino en la pared.


La parte más espectacular y encajonada del barranco

  El último rapel es el más complicado con caudal alto, la recepción cae en el centro de una poza profunda donde confluyen los dos chorros de la cascada, es necesario saber defenderse en aguas bravas. Se puede montar un rapel desviado para evitar a los demás unos malos “tragos”.


Nacho el patillas en acción

  ¡Hemos sobrevivido, que buenos somos!
  A Leti y a Bea se les puede llevar a cualquier barranco sabiendo que saldrán airosas aunque no sean como Nacho y yo, estamos “gordos” y no se nos lleva el agua.
  De vuelta a Campo comemos, Nacho junto con Leti y Bea se van a Zaragoza en la “furgopatillera”, yo me quedo hasta el día siguiente.


Espectacular foto de Bea en la cascada clave del barranco

  Para cenar tengo mesa “reservada”  en casas de los Ferrer, mis amigos y vecinos de Campo, tras una agradable velada en la que no falto de nada me fui a dormir hasta tarde. Termine de hacer coladas y regrese a Canfranc donde empiezo una nueva quincena campamental con los chavales, esta vez son todos de Aragón.

Reseña para el descenso del barranco de Literola:
Mas fotos del descenso: