martes, 23 de agosto de 2011

Mesa de los Tres Reyes 2444 m. - La Table 2421 m.

Domingo 21:
Mesa de los Tres Reyes 2444 m. - La Table 2421 m.
Circular por el ibón de Lhurs, vuelta por Anaye

  El día "pico" de esta insoportable "ola" de calor nos escapamos al Pirineo, después de haberme pegado mes y medio en pleno verano "jodido" de frío en Canfranc, estos calores se me hacen muyyyyyy cuesta arriba.
  He quedado con el "reaparecido" Javi (unomás), antiguo secretario y con dos amigos suyos de la universidad, Hector y José Juan. Vamos camino de Jaca para unirnos también al padre de Javi, Juan (el padre).


Bonitos y frondosos bosques de Hayas

  El plan es pasar a Francia por el túnel de Canfranc y desde el pueblo de Lescún subir a la Mesa de los Tres Reyes en itinerario circular. Comenzamos la travesía en el parking de Anapia a las diez de la mañana con temperatura ya muy alta. 
  Ascendemos por el transitado valle que lleva hasta el ibón de Lhurs en hora y media, siguiendo un marcado sendero por el frondoso bosque de Larrangus primero y prados después, llegamos al ibón y a la cabaña de Claveanne donde repusimos agua por primera vez.


El ibón y cabaña de Lhurs

  A partir de aquí el sendero desaparece, nos adentramos en un gran canchal calcareo dirigiéndonos a una evidente, pedregosa y empinada canal entre los picos Pene Blanco y la Mesa. En la canal el avance resulta "penoso", pegados a la pared de la derecha intentamos progresar sin resbalar hasta superar un muro rocoso, cambiamos de lado y salimos de la canal sobre el muro pasando por un tramo fácil pero expuesto.
  Poco a poco suaviza la pendiente y se hace más sencillo subir por medio de pequeñas trepadas que terminan en el collado de Lhurs. Giramos a la izquierda hasta el collado de la Tabla, la cresta para subir a la Mesa nos parece aérea y descompuesta, decidimos bajar a buscar la ruta normal que viene de Linza y por fin hacemos cumbre.


Remontada la pedrera salimos de la canal por un tramo algo expuesto sobre el muro

  Estamos un buen rato en la cima, parados al sol nos "cocemos",arrancamos de vuelta al collado de la Tabla. Como no nos apetecía subir y bajar nos embarcamos en la cresta que resulto fácil pero peligrosa y descompuesta, todas piedras a las que nos agarrábamos se movían, la sensación de inseguridad es grande, la caída también, avanzamos con sumo cuidado asegurando todos movimientos hasta el collado.
  Coronamos también la cumbre de la Tabla, una amplia meseta, privilegiado mirador rodeado de abismos por los cuatro costados. De nuevo sesión de fotos y regreso a por nuestra ruta de bajada, común hasta el collado de Lhurs.


Javi en la cima con el collado de Lhurs detrás

  Con GPS en mano y siguiendo hitos bajamos por terreno kárstico típico de la zona, es un poco laberíntico y complicado donde no me metería sin visibilidad, llegamos al collado de Ourtest, allí comienza el valle de Anaye. Otra pendiente pedrera nos recibe, bajamos bien porque es fina, clavando tacones perdemos altura a toda pastilla. Bajo la pedrera damos con un manantial de agua fresca que asaltamos con euforia, nuestras reservas están a cero y el sol nos sigue "atacando" a discreción. Nos remojamos, llenamos la barriga y las cantimploras para continuar por terreno de pastos sin fin, en la cabaña de Anayet a 1500 de altitud nos volvemos a remojar y reponer agua.


Todos los componentes de la expedición en la cumbre

  Los prados se transforman en otro espeso y precioso bosque de Hayas al que agradecemos su sombra, tras un fuerte descenso por sendero llegamos a los "idílicos" llanos de Sanchese, prados super bonitos con una gran cascada, el río que lo atraviesa, caballitos por medio y mucha gente en plan camping - playa, sitio ideal para ir a comer de campo y darse un baño. Solo nos quedan un par de kilómetros llaneando por una pista forestal hasta llegar al coche.


Juan "jugandose la vida" en la meseta de la Table para hacer una foto chula

  En resumen recorrido muy exigente, gran desnivel, 1500 metros, y 19 kilómetros por terreno muy incomodo, complicado, no apto para todos públicos. Los paisajes de la zona compensan el esfuerzo, amplios prados que se transforman en bosques y a su vez se estrellan contra impresionantes paredones calcáreos, aparentemente muy seco pero con cantidad de manantiales y aguas subterráneas.
  El exagerado calor no contribuyo mucho a nuestro disfrute, seguramente nos llevamos peor impresión de la debida. Normalmente con un litro y medio de agua me sobra para realizar una travesía de este tipo, en esta ocasión fueron seis los que me bebí a lo largo del día.


Final del valle de Anaye sobre el Plato de Sanchese

  Felicitaciones para todos los componentes de la "expedición" que lograron "sobrevivir", subieron y bajaron sin rechistar y sobre todo a Juan (el padre) que ahora le veo más fuerte que nunca.
  Completamos la jornada tomándonos una hamburguesa gigante "por su sitio" en el restaurante la Masía de Jaca, regada por varias jarras de cerveza helada.
   Volvimos a Zaragoza con la sensación de un día perfecto.

Reseñas para subir a la Mesa de los Tres Reyes desde Lescún circular:
http://s308402496.mialojamiento.es/monte/rutas/mesa_tres_reyes/mesa_tres_reyes.htm
http://davidmalabarista.blogspot.com/2009/11/mesa-de-los-tres-reyes-por-el-ibon-de.html


Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1969376


Más fotos: