lunes, 9 de abril de 2012

Cresta de Bernia

  Como todos años para estas fechas voy a Benidorm para recoger a mis padres, pasan allí los meses de invierno. 
  Benidorm esta protegido por varias y altas sierras montañosas que lo aislan creando un micro-clima cálido como si fuera Canarias. 
  Sierra Gelada por el este, Puig Campana por el norte y el Tosal de la Cala por el oeste protegen de los vientos que pudieran alterar la agradable climatología convirtiéndolo uno de los principales destinos turísticos.

Boca sur del Forat con buenas vistas sobre la costa

  Nada más terminar de trabajar el viernes voy a recoger a mi sobrino Fran y nos "tragamos" los casi 500 kilómetros de autovía non stop para llegar a cenar con horario "europeo", al hotel Helios Benidorm, donde se alojan mis padres. Hacemos una breve parada a llenar gasolina y tomar un café, me entra una "soñera" exagerada por esa aburrida autovía.
  En el bufé libre del hotel, me "emociono" al ver tanta comida junta, si estuviera tres meses allí seguramente no "sobreviviría". Con la tripa llena como una "boa" bajamos a la discoteca del hotel llena de abuelos bailando sin ningún pudor.
  Cuando me jubile, yo también iré a Benidorm, esta muy bien montado para que la gente mayor disfrute, por otro lado no hay nada de paro, los jóvenes trabajan en hostelería al servicio de los mayores.
  Aun me dio tiempo de ir a la playa a pisar la arena delante de las olas contemplando la bonita estampa nocturna del paseo marítimo.

Sábado 31
Cresta de Bernia - Alicante

   A las 8 abren el comedor para desayunar, puntuales estamos Fran y yo, "arrasamos" el bufé, con lo que he desayunado paso una semana en Zaragoza. 
  A las nueve hemos quedado en Benissa con los valencianos Javi y Carlos, tradicionalmente nos guían en las excursiones que hacemos por la zona cada año. Nos han propuesto un objetivo algo mas técnico de lo habitual, vamos a recorrer la larga arista de la sierra de Bernia, aérea y con pasos de escalada, bonita y cercana al mar.

Javi monta uno de los rapeles que salvan la arista

  Al principio no lo tenia muy claro, Fran sabe rapelar perfectamente, ha hecho bastantes barrancos pero no le he llevado a escalar ni por pasos con mucho "patio". Realmente el miedo lo iba a pasar yo por él y por mi juntos, al final Javi no me quiso convencer pero me convenció.
  Desde Benissa, el pueblo grande más cercano, nos montamos juntos en la furgo de Carlos, por una estrecha y tortuosa carretera llegamos a un aparcamiento junto a una Masía donde empieza el recorrido.

Paso estrecho, evitamos el filo utilizando fisuras, hay parabolts para asegurar

  Faldeando la cara norte de la sierra llegamos por un sendero al primer sitio curioso de la ruta, el Forat, una estrecha cavidad natural que une las dos vertientes de la sierra, pasamos a la vertiente sur a curiosear y disfrutar de las vistas hacia Benidorm.
  Regresamos a la cara norte y continuamos siguiendo unos puntos rojos que van a ser nuestra guía toda la jornada, para llegar a la cresta ya hay algún tramo un poco aéreo aunque fácil.

El rapel más largo tiene veinte metros

  Ya estamos en la cresta, nos ponemos arneses, cascos y toda la ferretería, decidimos extremar precauciones, nos encordamos desde el principio, Javi con Fran y Carlos conmigo. Al principio me invade cierto miedo "escénico" por el desconocimiento de la zona, cuando veo que Javi controla y lleva a Fran con gran seguridad me siento tranquilo y empiezo a disfrutar sin preocupaciones.
  El recorrido es fácil, aéreo, divertido y expuesto, la roca buena, es difícil caerse, pero si te caes........."adiós mundo cruel". Las vistas son muy chulas y sobre todo diferentes para mi, la combinación de mar y montaña me encanta, siempre he buscado por la zona los picos mas cercanos a la costa.

Una placa pulida de quinto grado con travesía horizontal

  Progresamos rápido, nos aseguramos en todos pasos peligrosos, las zonas más difíciles están equipadas con parabolts, hay varios rapeles, el más largo de 20 metros con reuniones perfectamente equipadas.
  En el paso clave de la cresta, alcanzamos a un grupo de Alicante, tras estar esperando más de media hora nos ofrecen pasar amablemente. Es una placa lisa y pulida equipada con parabolts, un quinto grado de escalada, seguido de una fina arista que termina en una vertical trepada con abundantes agarres.
  Un componente del grupo de Alicante se queda bloqueado, Javi escala la placa colocando nuestra cuerda, pasa literalmente por encima del "bloqueado" con una facilidad pasmosa y le ayuda a subir, rápidamente continuamos trepando los demás, yo me quedo el ultimo y trepo a pulso descolgándome como un "mono", saltando de una cinta exprés a otra, esta claro que si tengo que subir de primero por allí no pasamos.

Cumbre del pico Bernia, atrás toda la cresta y el Peñón de Ifach

  Una vez superada la trepada las dificultades disminuyen, guardamos la cuerda, los pocos pasos complicados que quedan están equipados con cuerdas fijas. Por fin coronamos la cima del pico Bernia, vistas espectaculares sobre la sierra, el mar, Peñon de Ifach, Benidorm, Sierra Gela, Puig Campana..............
  Comemos y sacamos muchas fotos, nos quitamos ya el material, descendemos por una senda algo aérea pero sin dificultad hacia la vertiente sur, pasamos por el Fort, un antiguo fuerte militar. Por un collado cambiamos de vertiente, llegamos al coche cerrando el circulo tras 8 horas de recorrido total de coche a coche.

Retorno al coche por la cara sur con pasos asegurados con cadenas

  En Benissa tomamos unas cervezas antes de despedirnos y volver a Benidorm. Nos espera una ducha relajante en el hotel y nuestra merecida y ansiada cena en el bufé.
    ¡Javi y Carlos, muchas gracias por acompañarnos!

Reseña del recorrido:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Otra de nuestras salidas por Alicante:

Un recorrido más sencillo por la Sierra de Bernia: