jueves, 19 de abril de 2012

Maladeta Oriental 3308 m.

  El viernes por la tarde me voy a Huesca, allí quedo con Sandra (la inefa) que se une a la expedición este fin de semana. Continuamos el viaje hasta mi apartamento en Campo (Benasque) donde montamos nuestro C. B.
 Llevamos una temporada con el tiempo bastante revuelto y hace que vayamos al monte con la incógnita de que va a pasar, porque ir vamos igual aunque den malo, de todo hay que aprender.
  Ideamos un plan inicial, Sandra quiere hacer su primer tres mil con esquís, elegimos el pico del Medio y el Coronas subiendo por la Renclusa y bajando por Aigualluts. 
  Sabemos que la previsión meteorológica para el finde es de mala tirando a peor, cenamos pensando que hacer. Lo ideal seria planificar un pico más corto y sencillo para tener más posibilidades de éxito pero resulta que no hay prácticamente ninguno con la nieve deseable, al final decidimos jugarnosla e ir al plan inicial.

Sábado 14:
Maladeta Oriental 3308 m.
Con esquís desde los Llanos del Hospital

   A las 7 de la mañana llega a Campo Javi (el vasco), tiene muchas ganas y ha viajado hasta aquí aun a sabiendas de que podemos terminar sin salir del coche, no como otros "cobardes" que se "rajan" en cuanto ven asomar una nubecita en el mapa del tiempo.

Comenzamos la jornada con un día agradable y soleado

  Las pistas de esquí ya han cerrado, el valle esta "desierto", sumado a que muchos "traveseros" no han venido por mal tiempo resulta que el monte queda para nosotros solos. Aparcamos en la puerta del hotel y nos sorprendemos al ver el cielo raso y despejado, ni una brizna de viento y tres bajo cero que se llevan muy bien.
  Comenzamos el foqueo al sol por las pistas de fondo que tienen nieve como en temporada alta.

Foqueando por el camino viejo a la Renclusa

  Nos desviamos por el camino viejo directos al refugio de la Renclusa, subimos a un ritmo aceptable, el día promete, estamos contentos. Poco a poco se va velando el cielo por el oeste, el sol lucha con las nubes y resiste, al llegar a la cota 2500 m. las nubes se adueñan y comienza a nevisquear ligeramente.
  Se nos baja la moral, no lo exteriorizo pero pienso que no vamos a llegar a ningún lado.
  Seguimos subiendo, Sandra que es una "pupas" comienza a quejarse, estoy cansada, tengo rozaduras........., y eso que es estudiante de educación física que si noooo...., ¡que mataos los de educación física!, si sk......¡¡¡¡ Le digo que se calle y no me hace caso, total, quejarse es gratis.

Pasamos junto al Forau y refugio de la Renclusa

  Estamos a la altura del portillón superior, no se ve nada y sigue nevando, esto va a peor tal y como estaba previsto, comemos algo y mientras tanto debatimos que hacer. Descartamos bajar al glaciar del Aneto, no podremos hacer cumbre y la vuelta por Aigualluts es una "calcetinada", lo más "sensato" seria volverse allí mismo y disfrutar algo del descenso antes de quedarnos sin visibilidad.
  Tras "divagar" un rato intentamos subir hasta la base de la Canal de la Rimaya para que la esquiada sea más larga, la nieve esta polvo POW como nunca en todo el invierno y cuanto más arriba mejor.

Trepando por la vertical Canal de la Rimaya

  Yo ya sabia que una vez bajo la canal iba a ser difícil volverse y así fue, ¿que hacemos?, ¿bajamos, no?, no se ve ni tres metros, yo lo que tu digas, a pues yo lo que digas tu, que decida Sandra......., y Sandra decide que quiere hacer un "tres mil", ¡vaya, me ha salido mal la jugada, pufffff...........!
  No lo veo muy claro, más bien no veo literalmente, pero Sandra es la que "manda", ponemos crampones y para arriba.

Últimos metros antes de coronar la Maladeta en medio de la nevada

  La nieve esta suelta y muy profunda, al principio de la canal nos arrastramos por un surco que dejaron dos franceses, los únicos que habían coronado, nosotros subimos a "cerrar".
  Sandra y Javi es la primera vez que progresan por un sitio tan empinado, sin miedo y con cuidado llegamos al collado, solo nos queda la ultima rampa antes de coronar este pico tan "agradecido", alpino y variado.
  No vemos nada, "saltamos" en la cima y nos "piramos" lo antes posible, tenemos suerte porque despeja algo, por un instante disfrutamos de vistas limitadas. 

Autorretrato en la cumbre de la Maladeta Oriental 3308 m. con cara de circunstancias

  Bajamos la canal de espaldas asegurando cada paso, la niebla se hace más densa, llegamos a los esquís siguiendo la huella, sino igual ni los encontramos.
  Apretamos botas para el descenso, no veo nada, voy delante siguiendo lo poco que queda de nuestra huella para enfocar algo de relieve y no terminar en el suelo. La nieve es estupenda, la mejor del invierno sin lugar a dudas, muy fácil de esquiar, hasta el portillón superior bajamos a ciegas.

Bajamos la canal de espaldas sin nada de visibilidad

  Tenemos suerte de nuevo, se abren claros, de repente vemos el glaciar entero, inmaculado y virgen, ni una sola huella, para nosotros solos, bajamos a toda pastilla levantando un surtidor de polvo a nuestro paso. Conforme descendemos la nieve va humedeciendo, pero es igual, parece que sepamos esquiar y todo, en pocos minutos estamos en la Besurta, se acabo lo bueno.

Ya casi llegamos a la Besurta, ¡estamos "salvados"!

  Nos queda "remar" por las pistas de fondo, se vuelve a nublar y retoma la nevada, ya no nos importa, el cansancio se nota, con calma y ya "salvados" llegamos a los Llanos victoriosos y felices.

¡¡¡FELICIDADES SANDRA, QUE BUENA ERES¡¡

    Volvemos a Campo donde nos despedimos de Javi, tras una cervecilla, ducharnos, comer y recoger el apartamento viaje a Zaragoza tranquilo, con poco trafico.

Reseña para subir a la Maladeta Oriental:

Track para GPS y ver la ruta desde la Besurta en Google Eart:


Otra de nuestras ascensiones a la Maladeta Oriental: