martes, 13 de noviembre de 2012

Montaña del Verde 2295 m. y Pico Faceras 2141 m.

  El viernes por la tarde "enfilo" carretera a Huesca, antes parada en Almudevar para recoger a Sandra (la inefa). 
  Como de costumbre el tiempo estará revuelto y variable así que planeamos actividades de "entre tiempo", llevamos hasta las bicis. Nos aprovisionamos en Sabiñanigo y en el apartamento de Biescas montamos nuestra base el fin de semana.


Sábado 10 de Noviembre:
Montaña del Verde 2295 m. y Pico Faceras 2141 m.
Ruta circular desde Panticosa

  A las ocho de la mañana quedamos en el aparcamiento de la telecabina de Panticosa Sandra (la inefa) y yo con David (fast man). El plan inicial era largo y ambicioso, partiendo de Panticosa pretendíamos hacer una ruta circular subiendo al Mallarruego por el Puerto de Ordiso y bajar por el ibón de Catieras, contábamos con una predicción meteorológica favorable para la primera mitad del día que no se cumplió.

Entramos en el valle de la Ripera

  El cielo estaba muy negro y llovía ligeramente, entre las nubes veíamos los montes espolvoreados por la nieve en cotas muy bajas. Rápidamente diseñamos un plan "B", paraguas en mano recorreremos un itinerario circular subiendo por la Ripera y bajando por el ibón de Sabocos para coronar las cumbres del pico Faceras y la Montaña del Verde.
  Comenzamos en el mismo aparcamiento por un sendero balizado como PR-HU 95 que nos lleva hasta una caseta de pastores en el valle de la Ripera, cruzamos el barranco de Faceras y abandonamos la senda por la derecha para empezar el ascenso todo "tieso" por las faldas del Faceras buscando la menor pendiente.

Cumbre del Faceras y el Escuellas detrás

  Sigue lloviendo, David sube echando "virutas", Sandra le sigue al rebufo sin pestañear y yo voy a remolque jadeando y sudando como un "bellaco" con el paraguas de cuadros y en manga corta. Sandra siempre ha "tirado" bien en el monte, pero hoy esta especialmente fuerte y motivada, yo pensaba que a lo largo del día se le acabaría el "fuelle" pero no flojeo en ningún momento. No se si es que estoy yo más "viejo" o es que estas chicas se están poniendo "cachas" y no me lo dicen.

En la cima de la Montaña del Verde el ambiente es invernal

  Conforme llegamos a la cumbre del Faceras el agua se transforma en nieve y el suelo empieza a estar cubierto de una fina y resbaladiza capa blanca. Cambio paraguas por goretex, hace frío y la nieve no cala. Entre las nubes asoma la tenebrosa cima del Escuellas, la niebla y el espolvoreado blanco dan un gran ambiente de alta montaña que nos hace olvidarnos por completo que estamos en un "pico de vacas".
  Continuamos el recorrido a la cima del Verde, cada vez pisamos más nieve, nuestras botas de verano han calado por la lluvia y ahora se nos hielan los pies.

El contraste con las zonas bajas es brutal, ibón de Sabocos

  Coronamos la Montaña del Verde, tenemos suerte, se abren claros y por momentos entra el sol que nos devuelve a la vida. Hacemos fotos autenticamente invernales sobre los paredones norte de Sabocos que contrastan con el marrón y verdoso del ibón.
  Hace frío y tenemos hambre pero no esta el clima para quedarse quieto, decidimos bajar a la cabaña del ibón y hacer allí la parada.

Descenso por el cordal al collado de Sabocos

  Descendemos siguiendo el cordal en sentido opuesto dirección al collado de Sabocos, son palas de hierba empinadas con una fina capa de nieve por las que vamos dando resbalones. Seguimos el sendero hasta llegar al refugioencontramos unas banquetas de camping para sentarnos, resguardados de la lluvia aprovechamos para comer tranquilos.
  El resto del camino es a través de pistas de esquí hasta la estación superior de la telecabina y luego atajando por senderos, cerrando el circulo en la base de la estación.

Panticosa visto cuando descendemos por las pistas de esquí

  Estamos muy contentos de esta variada circular que a venido como un anillo al dedo para hoy. El recorrido no es ninguna "mariconada", aunque los picos estén dentro de la categoría de "picos de vacas", casi 1300 metros de desnivel y 15 kilómetros hacen que sea una ruta exigente.
  Puso la guinda al día Elena la mujer de David, nos invito en su apartamento de Panticosa a tomar unos cafés con pastas y copita de pacharán casero incluida, a la vez charrabamos y hacíamos unas risas.
  Regresamos a Biescas donde nos obsequiamos a nosotros mismos con una estupenda y abundante cena. ¡Si es que no hacemos más que comer!

Reseña en el blog de David Naval:

Otra de nuestras ascensiones al Verde con esquís:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart: