jueves, 29 de noviembre de 2012

Tablato 2701 m.

Domingo 25 de Noviembre.
Pico Tablato o Serrato 2701 m.
Circular desde el Balneario de Panticosa

  Hoy madrugón desde Zaragoza, cuando los fiesteros del sábado noche están en pleno apogeo por la ciudad, nos viene a recoger Víctor (el melenas) con su coche a David (el exfutbolero), David (bartolo) y a mi para viajar a Panticosa.
  A las 8 de la mañana hemos quedado en el aparcamiento de la telecabina con David (fastman) y Rafa (el freerider). Buscamos un bar por el pueblo para tomar un café y templarnos antes de iniciar la marcha pero es "misión imposible", no hay ni "Dios" por la calles y esta todo "chapao", parece un pueblo fantasma.

Salimos del bosque y aparecen las cumbres nevadas entre la niebla

  Dejamos el coche de Rafa en Panticosa y con el de Víctor y David subimos al Balneario. El plan "A" consiste en coronar el pico Tablato desde el Balneario por los ibones de Brazato, descendiendo por la vertiente contraria siguiendo el barranco de Piniecho hasta la Ripera y Panticosa. Con el coche de Rafa recuperaríamos los coches estacionados en el Balneario.
  Aparcamos junto al refugio de la Casa de Piedra aprovechando para tomar allí el café y saludar José Ángel, guarda del refugio.

Remontado la empinada canal a nuestro collado

  La previsión meteorológica apunta nubosidad abundante pero sin precipitaciones hasta la noche, en el Balneario esta literalmente negro y se adivinan cortinas de agua a lo lejos, todas las paginas que he leído coincidían así que nos lo creemos.
  Comenzamos andando por las escaleras de la antigua casa Belio en busca de la GR-11 dirección a los ibones de Brazato. Progresamos cómodamente por la senda, salimos del bosque entrando en la parte alta del barranco, divisamos nuestro objetivo espolvoreado de nieve y con la cumbre tapada por las nubes.

En la cumbre del Tablato no vemos nada

  Abandonamos la GR por la derecha dirigiéndonos al ibón inferior, aparece una capa de nieve que poco a poco va cubriéndolo todo. Comienza a llover, inicialmente creímos que era la propia humedad de la niebla que condensaba hasta que empezó a ser intensa. Dejamos a la izquierda el ibón y medio calados no tengo nada claro el éxito de la expedición.
  Atravesamos una gran zona de bloques para alcanzar la canal de acceso a nuestro collado, las rocas están cubiertas de una "inconsistente" capa de nieve que tapa los agujeros transformando el camino en un autentico campo de "minas". Los resbalones y "trompazos" están al orden del día, hay que tener cuidado para no terminar con un hueso roto en un mal tropiezo.

Bajamos la canal con mucho cuidado

  David (fastman) se escapa por delante, temo por los otros dos Davises, tienen poca experiencia con la nieve y avanzan a duras penas. Entre la lluvia, el suelo super resbaladizo, la falta de visibilidad y el frío estuve decidido a dar la vuelta, al ver a Fastman tan lejano y decidido no dije nada y continuamos.
  Sin darnos cuenta estamos bajo la canal muy cerca de la cumbre. Sin llegar a ser peligrosa, es empinada y el estado de la nieve, muy suelta, nos hacía resbalar y dar continuos traspiés.

Andar por los bloques cubiertos de nieve-grasa es un ejercicio de habilidad y destreza

  A "cuatro patas" llegaron los Davises al collado, en la vertiente contraria soplaba viento con fuerza bajando la temperatura exageradamente, por lo menos en el cordal no había nieve. Quedaban poco más de 200 metros hasta la cima por inclinadas praderas y pedreras, la lluvia daba paso a nieve que cuajaba nada más caer.
  Por fin coronamos, no se ve nada por ningún lado y la nevada arrecia, ¡vayámonos de aquí!
Descendemos por donde hemos venido, no hay visibilidad suficiente como para aventurarse por el barranco de Piniecho sin conocerlo ni tener track del itinerario. Bajamos lo más rápido posible deseando pasar a la otra vertiente donde sabemos que no pega el viento. Tengo los dedos de las manos insensibles, llevo puestos los guantes pero están "chipiados" y no hacen nada.

Dejamos el ibón inferior a la derecha y nos "tiramos" por el barranco de Brazato

  Mientras bajamos comprobamos el GPS y vemos que nos hemos desviado exageramente de la ruta, vamos directos al barranco de Piniecho, casi nos pasamos de largo el collado. Es alucinante como la niebla desorienta por completo sin enterarte, sin GPS es probable que nos hubiéramos metido en un desagradable berenjenal, aunque también es cierto que no hubiéramos arriesgado tanto dándonos la vuelta antes de coronar. 
  No se si el GPS sirve para salir de atolladeros o para meterte en ellos. En tiempos al menor resquicio de niebla retornábamos "despavoridos", ahora ni nos pasa por la cabeza esa idea.
  Ya estamos en el collado, queda bajar la empinada y resbaladiza canal donde aun con mucho cuidado nos damos media docena de culazos cada uno. Atravesar el caos de bloques nevados fue peor, resbalones, golpes y algún "tozolón" bien gordo en el que no me rompí la espalda porque la mochila hizo de airbag.

El Garmonegro y los Infiernos 

  Por fin salimos de la nieve, nos sentimos más tranquilos y paramos a comer aprovechando los únicos rayos de sol que se filtran entre las nubes en todo el día.
  Par hacer la ruta circular nos desviamos por el fondo del barranco de Brazato entre los ibones y las cumbres de los Foratulas. Aun sin nieve resbala todo que "da gusto", la hierba mojada y las piedras cubiertas de barrillo, vamos dando patinazos todo el camino. Atravesamos un bonito bosque y poco a poco los hitos nos van llevando a salir del barranco por la derecha en busca del Balneario.
  Pasamos por el derruido edificio de la Fuente de la Belleza y enseguida llegamos al Balneario tras siete horas de marcha y "penurias".

Mirador sobre el ibón del balneario, la niebla esta bajando

  Bajamos a Panticosa y una vez con ropa seca y abrigados nos vamos al apartamento de David (fastman) a tomarnos unas cervezas con muchaaaaaasss patatas fritas mientras vemos como pierde Alonso el mundial de Formula Uno, ¡si es que los Ferraris no corren nada...., pobre chaval!
  Regreso a Zaragoza sin incidentes y contentos con el día.

Reseña de la ascensión:

Crónica en el Blog de David Naval:

Fotos de David:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart: