martes, 12 de marzo de 2013

Marmida 2079 m.

Sábado 9 de Marzo:
Pico Marmida 2079 m.
Desde Selva de Oza con esquís

  Hoy partimos de Zaragoza tras el correspondiente "madrugón", David (el exfutbolero), mi sobrino Fran (el ideal) y yo con rumbo a Puente la Reina. Hemos quedado en el bar habitual con el resto de los expedicionarios, Carlos (el bala), David (fastman), Anayet (la esquiadora), Isidro (cachocabroncarapija) y Rafa (el freerider).
  Tomamos café mientras concretamos el plan de ataque que al principio iba a ser el pico Lariste. En tres vehículos nos desplazamos por el Valle de Hecho a donde nos deja la nieve, la carretera esta limpia hasta la entrada del antiguo camping de Selva de Oza, un pequeño ensanchamiento permite dar la vuelta y aparcar escasos coches.

Desde Guarrinza el Barranco de las Foyas y el Lariste al fondo

  Estamos acostumbrados a ver abundante afluencia de esquiadores por esta zona, hoy es la excepción, no sabemos si por el mal tiempo pronosticado o por el alto riesgo de aludes, el caso es que solo hay un vehículo aparte de los nuestros.
  El tiempo no acompaña aunque tampoco es malo, la visibilidad es aceptable, temperatura agradable, viento en calma, entre nubes y claros se mueve el cielo.

Foqueando por el fondo de las Foyas bajo la "proa" del Chipeta

  Comenzamos a foquear por la carretera a Guarrinza cubierta en su totalidad por más de un metro de nieve, el río Aragón Subordán baja fiero y rugiente a nuestro lado, ¡ojo con salirse y caer al agua, seria peor que si te pilla un alud!
  En Guarrinza nos desviamos a cruzar el río por el puente de cemento dirección a la Casa de la Mina, entramos por el itinerario de la GR siguiendo el Barranco de Acherito y pronto a la derecha por su afluente, el Barranco de las Foyas.

La progresión es cómoda y suave con el barranco tapado por la nieve

  El fuerte ascenso de las temperaturas y la lluvia han dejado la nieve hecha un "asco", el barranco se ha abierto y obliga a foquear a media ladera cruzando varios torrentes, que normalmente ni existen, por débiles puentes de nieve o simplemente con los esquís en la mano. En la cota 1400 ya se puede progresar cómodamente por el fondo, no tiene perdida, solo seguir el cauce hasta el collado de Lariste en su cabecera.

El barranco se ensancha en su parte alta con una pequeña ventana de sol

  Las nubes bajan y bajan hasta que nos "devoran", no se ve nada, el barranco se ensancha y sino fuera por el GPS vete tu a saber donde apareceríamos. Continuamos a ciegas, se adivina la cercanía al collado porque baja la temperatura y comienza a soplar viento moderado, tenemos que abrigarnos. La salida al cordal "pinga" y la nieve se pone "dura" sin previo aviso, no nos vemos ni los pies, avanzamos con esquís y cuchillas por el cordal temerosos porque no sabemos donde nos metemos.

Remontamos dejando lo más negro detrás

  De improvisto el cordal se hace filo y ....., ¡¡bufff, parece que esto se acaba, pero si estuve en verano y aquí no había nadaaaa¡¡¡¡
  Paramos a "recapacitar", vamos con novatos, Isidro se ha "cagao", la nieve esta muy dura, no se ve una "mierda", solo sabemos que la caída es vertical por el lado francés  pero la del lado español con nieve dura debe de ser "fina", retiradaaaaa con cuidado hasta un rellano.

Comienza a nevar, la tormenta se nos viene encima

  En ese momento una "ventana" de sol nos da "tres" minutos de visibilidad, nos habíamos metido en un ventisquero afilado justo al borde del "precipocio", el itinerario más lógico va bajo el cordal directo a la cumbre, la pala cimera brilla deduciendo que aun esta más dura, solo con crampones podremos subir.
  Al otro lado vislumbramos las paredes del espectacular pico Marmida al cual se puede acceder sin riesgos por un ancho lomo de suave pendiente. Aun no tenemos decidido que hacer cuando la niebla nos vuelve a "engullir", estaba claro, volvemos al collado para intentar el Marmida.

¡¡Vamos al Pico Marmida...!!

  Quitamos pieles y esquiamos al collado de Lariste, unos ponemos focas y otros andando con los esquís a cuestas, coronamos sin más "aventuras" la cumbre del Pico Marmida. Asomamos a la parte francesa por su espolón norte, algún claro nos deja ver los abismos y cumbres cercanas.
  El frío no cesa y paramos poco tiempo, desde la misma cima esquiamos al collado y ya por el barranco siguiendo nuestras huellas de ascenso.

Esquiamos al collado de Lariste para remontar seguidamente el Marmida

  Los primeros metros son esquí de "supervivencia", nieve blanda y profunda con una fina capa reciente que "engancha" los esquís. Esta nevando y la falta de visibilidad no facilita el descenso, poco a poco salimos de la niebla cambiando la nieve por lluvia. 
  En la parte baja solo hay nieve vieja y deslizamos mejor, un alud de fusión se desprende por la ladera sur tras pasar nosotros alcanzando el fondo del barranco. Hay "trampas" ocultas que de vez en cuando nos "atrapan", la nieve esta hueca, David desaparece en un agujero con esquís y todo, los demás le observamos desde arriba como se esfuerza para salir, le cuesta sudor y milagros.

Espolón en la cumbre del Marmida entre la niebla

  Rompo un puente de nieve al pasar y me voy de espaldas al torrente, el otro David cae en otro agujero sin consecuencias, !!vamos que hasta nos reímos y todo....¡¡
  Llegando a la Mina descarga una tormenta de agua que solo duro diez minutos, siendo suficiente para comprobar que mi "goretex" no vale ni para "cascarla", ¡pues yo no me lo pienso cambiar!
  Queda lo peor, el tramo de carretera hasta el coche, hacemos "brazos" remando para deslizar y aprovechar la inercia. En los coches estamos solos, vamos a "cerrar" el valle.
  En resumen, muy buena esquiada, con nieve en condiciones tiene que ser una autentica pasada, relativamente fácil y exenta de peligros importantes. Unos quince kilómetros recorridos y mil metros de desnivel acumulado.

Carlos, Fran y David en la cumbre

  Fran, David y yo nos despedimos del grupo para irnos a montar nuestro Campo Base en el Campamento Tebarray en Ansó. Dormimos en el edificio donde esta la cocina que es la única construcción cerrada, lo que no sabíamos es que nos esperaba algo más de "aventura". La campa es una autentica piscina de barro y agua, nos metimos con la Kangoo quedándonos atascados, empujando y con algo de pericia e ingenio conseguimos darle la vuelta y dejarla enfilada cuesta abajo para salir al día siguiente, aunque lo correcto hubiera sido sacarla a la carretera ........
  Mañana hemos quedado en el Portalet para realizar "entrenamiento" y practicas de seguridad invernales.

Reseña de la ascensión:

Crónica en el blog de David Naval:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Otro de nuestros recorridos por la zona en verano: