lunes, 14 de octubre de 2013

Ferrata de Foradada y Barranco Chico

Sábado 21 de Septiembre:
Foradada del Toscar
Vía Ferrata

  Segundo día en este fin de semana intensivo de ferratas y barrancos. Ayer aprovechando el viaje hicimos la Ferrata de Olvena, hoy "toca" ferrata por la mañana y barranco por la tarde.
  Si madrugar "amanecemos" cómodamente en Campo, María (la anfibia) que solo le gustan barrancos y ferratas, y Bea (secretaria). Desayunamos tranquilamente, no tenemos prisa, el amanecer ha sido frío y queremos que suba el sol, sobre todo en el barranco.

Entrada a la canal desde el espolón inicial
  Nos desplazamos a la cercana Vía Ferrata de Foradada del Toscar, empezamos a la sombra algo frescos pero enseguida calentamos. Esta ferrata no tiene nada que ver con la de Olvena, es más larga, vertical y técnica, abundantes grapas la jalonan ayudando en la progresión que sin ellas seria imposible.

Pared vertical desde el pequeño puente de madera
  Es una vía con un poco de todo, canales, espolones, puentes, descensos, verticalidad........ Esta dividida en dos tramos, el primero es el mas entretenido y donde esta prácticamente todo lo que merece la pena. Pasado un gran puente colgante existe una escapatoria bastante buena, a partir de allí lo que queda es puro tramite y más tumbado.

Trepamos en oposición entre dos agujas
  En dos horas y media se recorre completa, el descenso es casi más difícil que la ferrata, por una empinada canal ayudado con cuerdas y descolgándote por los matorrales en plan "tarzán". Es necesario estar al tanto para no perder el trazo evitando errar bajando directo por el pedregoso barranco, vas a parar al mismo sitio pero no es nada sencillo.

Bajo Bea se ve el puente Tibetano
  María se desenvuelve como "anfibio" en el agua, Bea conoce la vía de cuando la recorrimos por primera vez y se nos hizo de noche pues la imaginamos mucho más corta.
   Comienza superando un espolón vertical, entra en una canal saliendo por la izquierda en busca de la primera aguja. Por medio hay dos pequeños puentes, uno con un tronco para los pies y otro con sirga. El tramo final a la cima se hace en oposición entre dos paredes y es espectacular.

Aérea travesía horizontal
  Hay que bajar un tramo de ferrata hasta llegar a una travesía horizontal con el mayor "patio" de la vía, luego un flanqueo y llegamos al puente mas largo, ancho y con rejilla para los pies. Superado un pequeño muro veremos el cartel indicando la escapatoria. Falta un buen rato de resaltes algo tumbados que se encadenan hasta llegar a la aguja más alta, detrás esta la canal para descender.

El puente más grande 
  Hago infinidad de fotos y lo pasamos "bomba", sobre todo María para la que todo es una novedad. Nos "descolgamos" hasta el coche y aprovechamos para almorzar plácidamente mientras observamos a otras personas que comienzan a subir.
  De aquí marchamos directamente al barranco.

Tramo final
Reseña de la Ferrata:
http://deandar.com/ferratas/via-ferrata-foradada-toscar

Otro de nuestros recorridos por esta vía:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2012/09/foradada-del-toscar-via-ferrata.html

Cercana y nueva Ferrata de Obarra:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2013/08/croqueta-de-obarra.html

Un video del recorrido por Foradada: 

Más fotos:
Vía Ferrata de Foradada del Toscar


Barranco Chico o Cotorroñera
Descenso de Barrancos

  Por el Congosto de Ventamillo llegamos a Castejón de Sos, luego a Liri y antes tomamos la polvorienta pista forestal de Piedras Blancas por donde suben los parapentistas a tirarse desde las faldas del Pico Gallinero. A kilómetro y medio en una gran curva a la derecha con ensanchamiento aparcaremos.
  El Barranco Chico es un descenso ideal para iniciar y practicar de todo tipo de técnicas, casi siempre tiene el caudal ideal, no es demasiado largo, pero poca gente lo desciende. El problema es lo complicado y confuso de la aproximación y retorno, aun habiéndolo hecho muchas veces cada vez que vuelvo dudo.

Cabecera del primer rapel
  Nos ponemos el bañador y preparamos las mochilas con el material. Por un trazo de pista bajamos al prado que atravesamos sin perder altura dirección norte, al lado contrario superamos una alambrada por donde sigue el confuso trazo, remontamos un poco a encontrar un sendero bien marcado. Cómodamente cruzamos el barranco de Salassets hasta que se vuelve a difuminar el camino, aun hay que pasar una segunda cuenca seca llena de vegetación buscando un trazo de ganado que sale por la vertiente opuesta.

Segundo rapel
  Cruzamos otro pequeño prado hasta el borde, buscamos por donde bajar mejor y entramos en el cauce del Chico, si todo ha ido bien nos habrá costado media hora.
  Lleva caudal suficiente para que sea divertido sin que llegue a molestar, nos "embutimos" en los neopretos, María no esta gorda pero necesitaba una talla más de peto, nos las vimos y deseamos para hacerla entrar.

Tercer rapel
  Iniciamos el descenso, Bea se encarga de todo y María le ayuda a recuperar y plegar cuerdas. Yo hago el papel de "cliente malcriado" y me dedico a enredar con María y "putear" a Bea.
   Cuando comienza a encajonarse aparece el primer rapel, es pequeño al igual que el segundo. María hace años que no rapela pero se defiende bien y "pilla" practica con rapidez. Encadenada tenemos la tercera cascada bajo un bloque empotrado, entramos en la parte más deportiva y bonita del descenso.

Cantidad de colores y contrastes caracterizan este barranco
  Bea nos da un recital de como se monta una reunión desembragable con ocho empotrado a la máxima perfección, la prueba de ello esta en el vídeo adjunto. María no baja el culo todo lo que debe y se mete algún rodillazo de los que duele verlos.
  El siguiente rapel es más tumbado pero encajonado y destaca por la cantidad de colorines ocres y rojizos, hace curva en la parte final, en caso de caudal alto seria problemático.

Bea monta una cabecera desembragable en el quinto rapel
  El quinto rapel es el más largo, con veinte metros constituye la salida de la garganta, es vertical y resbaladizo, por medio de la cascada. Según las reseñas ya no hay más pero por sorpresa te encuentras con una cascada de unos ocho metros que se podría destrepar por la derecha jugándose la vida. Como hay una "hermosa" instalación con anclajes químicos montamos otro rapel que esta vez si es el ultimo.
  Aquí mismo quitamos los neoprenos y cargamos el material en las mochilas, por la izquierda desemboca el barranco de Salassets, lo remontaremos unos metros hasta un resalte vertical. Por la derecha hay rastro de huellas que suben fuerte por un corto tramo de hierba resbaladizo y empinado saliendo a los prados.

El quinto y más largo de los rapeles
  Ascendemos por trazos de ganado hasta cruzar el prado por el que nos aproximamos muy cerca del coche, en veinte minutos cerramos el circulo. El descenso lo realizamos en poco más de hora y media, aunque dependerá del numero de personas y la tranquilidad con que se tome, es un barranco para bajar despacio y saborearlo.
  Vuelta a nuestra base en Campo, Bea y María se encargaron de preparar una estupenda y abundante cena, a mi me toco el "fregote".
  Mañana también teníamos previsto barranco y ferrata pero a petición de mi amigo Dani cambiamos planes, fuimos a Guara y descendimos dos barrancos.


Reseña del Barranco:
http://www.barranquismo.net/paginas/barrancos/barranco_chico.htm

Otro de nuestros descensos por el Chico:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2011/07/barranco-chico.html

Cercano Barranco de Liri:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2011/09/barranco-de-liri.html

Vídeo del descenso: 

Más fotos:
Barranco Chico