viernes, 5 de febrero de 2016

Garmonegro 3051 m.

Domingo 31 de Enero:
Garmonegro 3051 m.
Con esquís desde el Balneario de Panticosa
"Al monte salimos aunque haga bueno"

Andrea en la aproximación por el bosque
  No suficientemente escarmentados con la frustrada ascensión por mal tiempo a Collarada el pasado viernes, volvemos a la carga pero esta vez con unas previsiones meteorológicas "lamentables", día ideal para quedarse en la cama.
  La alineación es de lo más "selecta", Nacho (el patillas), Andrea, Carmelo, Javier Pérez, Juan Carlos Cirera y yo.

Subiendo a la Majada Alta
  LLegamos a la Casa de Piedra en el Balneario de Panticosa, lloviendo desde Biescas y allí sigue haciéndolo, el cielo está tan negro que nada hace presagiar la más mínima mejoría. Anima ver la abundante peña "derrochando moral" con los esquís a la espalda partiendo en todas direcciones, deben de estar tan "chalados" como nosotros o más.

Pala sobre la Majada Alta
  Lo tomamos con calma, no tenemos prisa por mojarnos, estamos seguros que no llegaremos ni al "cuarto pino" y que regresaremos calados. Entramos en la Casa de Piedra a saludar a los guardas y de paso nos arreamos un bocata de tortilla de patata recién hecho con pan tierno, acompañado de la correspondiente cerveza y café de postre.
  Con la tripa llena el mundo se ve de otra manera, salimos fuera dispuestos a "embarcarnos", para ser sincero lo único que me apetecía en ese momento era una siesta.

La niebla amenaza y llueve constantemente
  Apenas gotea, nos podemos preparar sin mojarnos, lo cual es de agradecer. Comenzamos la marcha y justo en ese instante reanuda una "amena" lluvia no demasiado intensa pero constante. En la fuente a escasos diez minutos del coche nos refugiamos para ponernos el goretex y la capa de agua a la mochila. Andrea me recuerda la última ascensión al Garmonegro que hicimos juntos en la que nos pilló una granizada "elegante".

Negociando la pala cimera con crampones
  Reanudamos el "chapoteo", al menos las nubes están altas y hay visibilidad, confiamos en que el agua se transforme en nieve conforme ganamos altura cosa que no ocurrió, la cota de nieve estuvo muy por encima de los tres mil metros.
  "Sin verlo ni quererlo" ibamos ganando altura plantándonos bajo el collado de Argualas, comenzamos a meternos en las nubes, se alternan los ratos de visibilidad media y nula.

Arista cimera, el objetivo está lleno de gotas
  Nacho, Javi y Juan Carlos se escapan desapareciendo en las "tinieblas", me parece que vamos a "triunfar a la fuerza". Al no helar la nieve se mantiene blanda, la progresión es buena, casi siempre sin cuchillas, húmeda y poco peligrosa.
  Andrea, Carmelo y yo llegamos al collado bajo la pala cimera, a escasos 200 metros de la cumbre, sin visibilidad, estamos en un punto de "no retorno", nuestros compañeros han salido disparados a la cima.

Cimaaaaaaaaaaaa.....¡¡¡¡¡¡
  Por la falta de visibilidad y para prevenir un posible endurecimiento "sorpresivo" de la nieve a mitad de pala ponemos crampones abajo y remontamos andando.
  Alcanzamos a los tres "escapados" en la cima, han subido con esquís teniendo que cambiarlos por crampones casi arriba del todo, hemos recuperado la ventaja perdida.

Seguimos sin ver nada, retirada inmediata
  Para nuestro asombro deja de llover y se abren escuetas ventanas a través de las cuales vemos lucir el cielo azul, van y vienen, poco a poco acabará despejando.
  Entre el sudor y la lluvia parecemos esponjas, gracias a dios la temperatura es alta y no hace viento. Tomamos fotos y salimos pitando para abajo mientras los demás se colocan los esquís, bajaron esquiando prácticamente desde la cumbre.

El sol comienza sus amagos de salir
  Todo "tieso" por lo blanco y para abajo enseguida estamos en el collado junto a los esquís, quitamos pieles y a disfrutar. La esquiada fue infinitamente mejor de lo esperado, gozamos un montón, sobre todo Nacho que parecía un "niño" con zapatos nuevos.
  Andrea es la "secretaria" que mejor esquía, yo creo que mejor que nosotros. baja por donde se tercie sin miedo y con estilo.

Ventana de cielo azul donde dejaron los esquís
  Volvemos por el mismo itinerario procurando buscar palas vírgenes, abajo nos espera un divertido slalom entre pinos con nieve fácil y disfrutona. Llegamos deslizando hasta unos de los puentes paraaludes del barranco de Argualas, a mitad sendero del bosque.
  En tan solo 15 minutos estamos de vuelta en el Balneario y los coches.

Collado de Argualas, nieva ligeramente
  Como es "rigor y tradición" tomamos el picnic con las cervezas contemplando la cumbre completamente despejada, se distinguen claramente nuestras huellas.
 Carretera a Zaragoza paramos antes en Sabiñanigo a tomar un café y hacer tiempo a que disminuyera el atasco en el puerto Monrepos, aún así pillamos media hora de retención en el embudo del puerto.

Andrea, Nacho y el Balneario
Reseña de la ascensión:
http://buscandobucardos.blogspot.com.es/2013/04/garmo-negro-3051-m.html

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4347540

Empieza el slalom entre pinos
Garmonegro con esquís y descenso por el Barranco de Argualas:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2014/05/garmo-negro-3051-m.html

Otra ascensión con esquís:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2013/04/garmonegro-3051-m.html

Hasta el paraaludes en el barranco de Argualas esquiando
Garmonegro en verano:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2011/09/garmo-negro-3051-m.html

Argualas, Algas y Garmonegro en verano:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2015/09/argualas-3046-m-algas-3036-m-y.html

Más fotos:
Garmonegro 3051 m.