martes, 13 de septiembre de 2016

Cuetos del Trave Sur 2220 m. y Central 2251 m.

Viernes 29 de Julio:
Picos de Europa
Cuetos del Trave Sur 2220 m. y Central 2251 m.
Refugio Jou de Cabrones - Collada del Agua - Cueto del Trave Sur - Cueto del Trave Central - Refugio de Cabrones - Cuesta del Trave - Majada de Amuesa - Canal de Amuesa - Llanos del Torno - Bulnes - Pandébano

  Redactado por Bea (Secretaria).

  Ocho de la mañana, suena de nuevo el despertador. Aún no da el sol en la tienda pero hace una mañana estupenda, señal de que será otro día achicharrante.

En el refugio de Cabrones Yaiza da de desayunar a las cabras

  Nos vestimos y salimos a desayunar. Estamos comentando que esto está tan aislado que no llegan ni las cabras, y por hablar cómo no, aparece un rebaño enorme justo en frente nuestro. Son cabras sin miedo alguno y tienen hambre, se comen hasta el papel de las magdalenas. Parece que se han quedado con ganas de más porque persiguen a Yaiza y sus galletas!! Mientras tanto Daniel fotografía la escena, jajaja.
Cansados ya de nuestras queridas amigas, dejamos todo el peso en la tienda, y nos ponemos en marcha con nada más que el agua y una manga larga en la mochila por si acaso.

Amanecer con el Pico Cabrones

  El sendero sale por detrás del refugio y asciende directo hacia nuestros picos. El primer tramo es algo incómodo, con tierra y piedra sueltas, pero en seguida llegamos a la pared por la que se empieza la trepada. Por roca firme en su mayoría aunque con alguna “trampa” de hierba y piedra llegamos rápidamente a la primera cumbre. Foto de equipo en la cima y continuamos a la siguiente. Seguimos por el cordal bajando y subiendo suavemente y sin darnos cuenta ya estamos en la segunda cumbre.

Cueto del Trave Sur

  Observamos el paisaje intentando adivinar por dónde irá el camino de vuelta que lleva hasta Bulnes. Parecen verse varios trazos de sendas en casi todas las laderas que se ven, lo cual no nos saca de dudas. Llevábamos idea de ascender también el tercer pico del Trave pero creemos que se queda un poco descolgado y que tendremos suficiente con el largo camino que nos queda aún hasta llegar al coche.

El mar de nubes es hoy protagonista

  Así que volvemos a la tienda, recogemos todo el tinglado, rellenamos agua y reemprendemos el camino. Tomamos la PR que lleva hasta Bulnes. Nos desviamos por la derecha pero pronto vemos que las marcas amarillas y blancas de la PR bordean el jou por la izquierda así que destrepamos un poco y ya estamos en el camino correcto. El guarda del refugio ha visto toda nuestra jugada sin que nos diéramos cuenta, estaba “escondido” en una roca jajajaja.

El Trave Sur se alcanza rápido desde Cabrones

  Seguimos progresando por la roca a media ladera, hay que ir con ojo porque es muy fácil dar traspiés y acabar en el fondo del jou. En lugar de avanzar hacia abajo, el sendero da un gran rodeo atravesando varios jous y se va desviando de donde habíamos pensado por la mañana que teníamos que llegar. Hay varios tramos equipados con cuerdas y cadenas, en este caso sí es necesario utilizarlas ya que con la roca tan pulida y el peso de las mochilas nos marcamos más de un baile y queremos llegar a destino enteros.

Cima Cueto del Trave Central

  Alucinamos con el paisaje y la de vueltas que se da en estas zonas, nos convence más el Pirineo, que además puedes encontrar agua superficial. Aquí se nota que hay bastante agua subterránea por los tipos de vegetación que se van viendo pero no hay una sola gota que salga a la superficie. Menos la fuente que había al lado de cada uno de los refugios no encontramos agua en casi todo el viaje!

El Trave Norte detrás, se accede por su cordal norte

  Sin darnos cuenta y en contra de lo que nosotros pensábamos pasamos por el colladito por el que empieza la ascensión al tercer Pico del Trave. Lo tenemos ahí mismo, en menos de una hora nos plantaríamos en la cima, pero nos queda mucho camino por delante y decidimos dejarlo para otra ocasión, así ya tenemos excusa para volver!

Yaiza y Bea se asoman a un saliente

  Vamos teniendo hambre, pero aún es pronto así que seguimos bajando para avanzar la jornada con la esperanza de parar a comer en alguna sombra, aunque sea minúscula.
Siguiendo todo el rato las marcas de PR llegamos a un prado lleno de vacas y algún torete; desde aquí el sendero se desvía a la derecha y baja por una canal (bastante inclinadita en algún tramo) hasta llegar al fondo del valle, donde queda llanear un rato entre selvas de helechos hasta llegar a Bulnes.


  Decidimos que pararemos a comer en una fuente que le aparece a Daniel en el GPS unos metros más abajo en la canal, a ver si hay suerte y podemos rellenar las botellas que el nivel va ya muy justo (menos el de Yaiza claro, que parece que le guste transportarla de un lado a otro sin beber casi una gota!). Pasamos al lado de lo que parece un depósito de agua, pero no corre y tiene una tonalidad verde amarillenta poco apetitosa. Un poco más abajo vemos la espalda de la fuente, aligero el paso llena de positividad y esperanza esperando meter la cabeza debajo del chorro hasta ahogarme, pero mi gozo en un pozo! Como era de esperar está seca! Pero lo más indignante es que el suelo está todo embarrado al pie de la fuente así que como decía antes agua “haberla aila” pero no sale!! =(

Cuando descendamos acabaremos bajo las nubes

  Paramos aquí igualmente a comer que ya ruge mucho el estómago. Hace una chicharrina impresionante, nos suda hasta el carnet de identidad ¡mamma mia! Yo estoy de foto (no si la hay), en cuclillas con la cabeza metida dentro de la camiseta. Bocadillo de chorizo caliente, la última galleta de chocolate que queda y ale, a seguir para abajo.

Panorámicas que cautivan la vista

  Avanzamos por la amplia canal resbalando en varias ocasiones, Yaiza se cabrea y aun se resbala más, no puede ser!! Después de un rato, que se nos ha hecho eterno, llegamos al llano. Avanzando entre la inmensidad de helechos que hay divisamos una FUENTE CON AGUAAAAA (llena de vacas y sus cosas para variar jajaja)!!! Yujuuuuuuuu!! Está fresquita fresquita, Daniel aprovecha hasta para quitarse las botas y remojar un rato los pies a ver si rebaja la temperatura. Mientras descansamos aparecen tres franceses “socarraos” que parecen ir mirando plantitas jeje nos saludan amablemente y proseguimos nuestros caminos.


  En menos de cinco minutos llegamos por fin a Bulnes. Hay que atravesar el pueblo viejo, que hay cuatro casas, se ve la pista que habría que coger para ir al tren de cremallera. Nosotros seguimos rectos hasta llegar al pueblo nuevo. De repente hay gente por todos los rincones, menudo contraste!! Con lo solitos que hemos ido todos los días!! Son todo turistas, las terrazas están abarrotadas. Seguimos por el sendero que lleva hasta el mirador del Naranjo de Bulnes y a Pandébano, donde dejamos el coche hace dos días.


  Los turistas sólo suben al mirador así que en poco rato nos volvemos a quedar solos. Nos quedan en teoría unos 400m de ascenso, con lo que en algo más de hora y media deberíamos plantarnos en el coche. Pero no resulta ser así. Llevamos la vida andando, no podemos sudar más (vamos empapados por dentro y por fuera, con la humedad tan fuerte que hay no se evapora el sudor y da la sensación de ir en una ducha continua).


  Vamos viendo gente bajar con pintas de domingueros, deducimos que vendrán de Pandébano, así que no debe faltar mucho. Nos aproximamos a una borda (o como se llamen por esta zona) y para nuestra “desgracia” hay un cartelito en el sendero (de los poquísimos que nos hemos encontrado en todo el viaje), en él marca Pandébano a 35 minutos!!!!!!!! Socorroooooo!!! Llevamos ya dos horas desde Bulnes, vaya mentira el cartel de nada más empezar que ponía 1.15h. Menos mal que se supone que esos tiempos suelen estar calculados a lo largo y para todos los públicos que si no… No nos queda otra que seguir avanzando.

Iniciamos el descenso

  Mi cabeza ya va en modo “llegar coche quitar botas”, estamos ya medio “cabreaos” con lo larga que se está haciendo la etapa, doy lo último que le queda a mi cuerpo, que va ya en piloto automático, y acelero un poco el paso a ver si llegamos de una vez.
Parece que se va viendo el collado al que tenemos que llegar, pero como ocurre siempre, no es el que se ve, es el de más atrás.

Cabrones y Torrecerredo detrás

  Finalmente concluimos la subida, ya vemos el coche. Nos queda un poco de llaneo hasta alcanzar el final del lomo y POR FIN estamos en la pista.
¡Tras 1450m de ascenso, casi 2000m de descenso y no sé cuántos kilómetros llegamos al coche!
Nos lavamos un poco en un chorro de agua que hay al lado del coche. Replegamos medianamente todas las cosas para llenar el maletero y nos tomamos las patatas y cervezas de rigor, merecidísimas tras la larga jornada de hoy.

Verticalidad constante, el refugio de Cabrones abajo

  Nuestro siguiente destino es Arenas de Cabrales. Vimos al pasar el primer día un camping a la entrada del pueblo y queremos ir allí a ducharnos. Para nuestra sorpresa no se permite el uso de las duchas si no estás alojado en el camping, preguntamos precios y es un sablazo! Así que decidimos continuar el camino hacia Covadonga, que es donde empezaremos la jornada mañana, a ver si encontramos más campings por el camino y seguimos intentándolo.


  Paramos en dos más a preguntar y en todos nos dijeron que no había posibilidad. Hasta que al final, en Soto de Cangas, encontramos una respuesta afirmativa. Tenemos que pagar lo que vale la persona (5€), vemos la lista completa de precios y por 2€ más cada uno podemos dormir con el coche dentro del camping. Teníamos pensado ir a dormir a un aparcamiento con hierba en la zona de Covadonga, pero ante lo barato que nos sale dormir aquí y las dudas de si en el otro sitio nos echarán los guardias por la noche, decidimos dormir tranquilos y con baño!! Jajaja
Sacamos todo el material, que ocupamos dos parcelas (parece que nos vayamos yo que sé dónde!) y a la ducha! Nos sabe a gloria bendita! Hay que darse jabón varias veces para quitar todo el polvo que llevamos encima. Al salir me siento fresca y ligera cual pluma. ¡Qué poco apreciamos de normal el agua corriente!!

¿Que estarán hablando?

  Ya limpitos preparamos la cena. Una buena ensalada por su sitio, pasta fresca con salsa boloñesa y salchichas en el camping gas y bollería surtida de postre. ¡Qué bueno sabe todo! Parece que no hubiéramos comido en una semana.


  Mañana toca madrugar más para coger la carretera de los Lagos de Covadonga abierta, a partir de las ocho y media de la mañana la cierran y sólo se puede subir en autobús (pagando, claro está). Así que al saco, bueno al colchón; hay tarifa plana de temperatura, 19-21ºC así que dormimos con las puertas medio abiertas y con el saco puesto sólo por encima.
Un rato de conversación, Yaiza nos abandona en seguida, y a sobar, mañana será otro día.

Canal de Amuesa y Llanos del Torno

Reseña de la ruta en sentido contrario, en Bulnes nosotros subimos a Pandébano:
http://www.rutasmontanaasturias.com/2013/08/ascension-los-cuetros-del-trave-sur-y.html

Track para GPS y ver la ruta en Google Earth:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14736618

Camping en Soto de Cangas

Crónica de la primera etapa, Pandébano - Refugio de Urriellu:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2016/09/picos-de-europa-refugio-de-urriellu.html

Crónica de la segunda etapa, Refugio de Urriellu - Pico Torrecerredo - Refugio Jou de Cabrones:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2016/09/torrecerredo-2648-m.html

Track para GPS y ver la ruta completa con las tres etapas:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14736821

Refugio Jou de Cabrones:
http://www.refugiojoudeloscabrones.com/

Ver y descargar todas las fotos:
https://goo.gl/photos/DJTqDa2ji3VwHG3c6