jueves, 22 de septiembre de 2016

Formiga

Viernes 19 de Agosto:
Cañón del Formiga
Descenso de Barrancos en Sierra Guara

  Con Ismael, Raquel, Anais, Lucia, Itziar (la vasca), Clara (la inaudita), Bea (secretaria), Bibiana (bibi), Maria (la anfibia) y yo.

Rapel de entrada al cauce

  Descenso del barranco más concurrido del Pirineo en fechas de máxima afluencia.
  Ismael es un compañero de trabajo que lleva tiempo detrás de mí para que le lleve a descender un barranco, le digo que si dándole la razón del "loco" y paso de él, ya se le olvidará....
  Pero es tan pesado, tan pesado que al final le digo que si aunque solo sea para que me deje en paz, no me veo capaz de aguantar semejante taladramiento todos los días de la semana.

Buscando recovecos

  En principio lo organizamos para Ismael y Raquel, su mujer. Lo propuse también a las "secretarias" entre otras cosas para que me echaran una mano por si la pareja no se defendía bien, cosa que no hizo falta.
  Nos juntamos en total Ismael, Raquel y siete "secretarias" entre las cuales se encontraba Lucía que era igualmente su primer debut barranqueril.

Ismael cree que no cabe

  Quedamos en Zaragoza a las tres de la tarde al terminar de trabajar, en dos coches salimos pitando a Sierra de Guara. El descenso en sesión de tarde tiene sus ventajas y sus desventajas, la ventaja es que habitualmente estamos solos, sin esperas ni nadie que nos "achuche" por detrás, los últimos acaban cuando nosotros aproximamos.
  La desventaja es que ante cualquier incidente fuera de lo normal la noche se nos echa encima irremediablemente.

Cueva de salida

  Al fin de cuentas no se que es más "arriesgado", si entrar tarde y solos o pronto mezclados con decenas de personas que taponan el cauce sin posibilidad de avanzar, provocando esperas eternas. Realmente el peligro somos las propias personas que realizamos el descenso, nos concentramos de tal manera que constituimos una amenaza para nosotros mismos ante cualquier eventualidad.

Más agujeros

  Una tormenta repentina con crecida transformaría el descenso en una ratonera. Equipados con linternas y conociendo el barranco al dedillo tal y como lo conocemos realizamos el descenso nocturno como si nada, cosa que no aconsejo a nadie.
  La aproximación por la solana fue para "torrarse" vivo, llegamos a la entrada del barranco deshidratados.

Disfrutan como enanos

  Para bajar al cauce hay que rapelar, Bibi monta una instalación y Bea la otra descendiendo simultáneamente por las dos líneas. En el cauce nos embutimos en los "neopretos" y comienza la diversión.
  Decir que lo disimula muy bien pero Ismael tiene una barriga que no se la merece, entre los dos conseguimos subir a duras penas la cremallera, estoy seguro que no paso frío, parecía una "morcilla mal atada".

Rapel con doble instalación

  Entre los novatos hay que decir que tanto Raquel, como Lucía e Ismael rapelaron perfectamente sin haberlo hecho nunca antes, un poco de miedo pasó Ismael pero nada fuera de lo normal.
  Ya en el agua todo fue perfecto, va flojo de caudal pero ideal para disfrutar sin ningún peligro añadido.

Bea baja la última y desmonta

  Solo realizamos un rapel acuático, igualmente Bea y Bibi montaron dos reuniones para rapelar sin esperas. El próximo rapel lo sustituimos por un destrepe seguido de un mini tobogán que sale en el vídeo insertado abajo. El siguiente es el de la pasarela, el más alto, todos saltaron a la estrecha y profunda poza, hubo algunas "vacilaciones" pero al final "volaron".

Rapel - tobogán, hay un vídeo

  Buscamos todos los saltos y recovecos para meternos mojándonos lo más posible. Al ensancharse el cauce, justo antes de una pequeña represa para desviar agua por una acequia, finaliza el descenso.
  En una poza contigua quitamos los neoprenos y nos remojamos sin el para quitar el olor a "rana".

Buceando un corto sifón

  Un cuarto de hora andando y llegamos al aparcamiento siendo todavía de día, antes había mogollón de coches y ahora prácticamente solo los nuestros.
  Recogemos el material en bidones, nos vestimos con ropa seca y hacemos el picnic acompañado con abundantes bebidas frescas.

¡Salvada!

  Estamos hasta que oscurece comiendo y charlando, nos damos una sorpresa cuando en la oscuridad aparecen unos tipos con el neopreno, resulta que hoy no hemos "cerrado" el barranco.
  Viaje de vuelta a Zaragoza, ducha y a dormir.

Saltos y más saltos

Reseña del descenso:
http://canyoning-guides.blogspot.com.es/2013/02/barranco-del-formiga.html

Cada uno con su estilo

Formiga combinado con el Gorgonchón:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2013/10/gorgonchon-y-formiga.html

Las monitoras

Formiga con rescate de un francés:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2010/08/barranco-del-formiga-y-rescate.html

Salto encajado de siete metros

Formiga combinado con la ferrata de Peñas Juntas:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2010/06/formiga-y-penas-juntas.html

Salto para atinar

Ver todas las fotos:
https://goo.gl/photos/kZgfsYbZaUbWwgfB9