miércoles, 1 de marzo de 2017

Lurien 2826 m.

Domingo 26 de Febrero:
Le Lurien 2826 m.
Ruta con esquís desde Artouste - Fabrèges

  Con Bea (secretaria), Bea (la andaluza), David (malabarista), David (fastman), Víctor (el melenas), Rafa (el freerider) y yo.

Vídeo grabado y editado por David (malabarista)


  Víctor, las dos Beas y yo subimos en el día, para ello nos pegamos un madrugón "inhumano", quedamos en la cafetería de Formigal con Rafa, y los dos Davides que se unen a la expedición. Tomaremos un café "resucitador" mientras concretamos algún detalle sobre la ascensión al pico Lurien.
  Cruzamos a Francia por el Portalet, unos diez kilómetros abajo vemos el embalse de Fabrèges y justo antes a la derecha el desvío de acceso a la estación de esquí de Artouste, el mismo punto desde donde se toma el famoso trenecito.

Saliendo del bosque

  Sin llegar a los edificios de la estación, justo antes del primer paraaludes estacionamos en un ensanchamiento. Enfrente, junto a un cartel de bienvenida parte el sendero por el que comenzaremos la marcha porteando.
  Estamos a escasos 1260 metros de altitud, las lluvias y calor de los últimos días ha subido bastante la cota esquiable.

A la derecha arriba asoma la cima

  Siguiendo un sendero bien marcado ascendemos por el bosque paralelos al barranco de Pinatas, muchos árboles han sido arrasados por antiguos aludes. Pisamos manchas pero hasta la cota 1500 no encontramos nieve continua, como se conserva muy dura y la pendiente es fuerte progresamos andando hasta salir del bosque en la cota 1650 aproximadamente.

Cabaña enterrada

  A partir de aquí el recorrido suaviza, foqueamos cómodamente con temperatura agradable, pasé la jornada completa sin abrigarme. Progresamos siguiendo el cauce del barranco de Lurien cubierto por la nieve, resguardada por una roca en medio del llano se encuentra la cabaña de Lurien.
  Pasamos por la cabaña des Chasseurs completamente enterrada, un corto estrechamiento y un pequeño ibón,  poco más arriba otro más grande llegando al Col du Lurien a 2350 m.

Por el cauce del barranco de Lurien

  Vemos todo lo queda por delante, los últimos casi 500 metros de desnivel más pendientes de toda la ruta. 
  El principio se asemeja a un embudo muy inclinado que se va abriendo y suavizando pendiente, a cien metros de la cúspide la verticalidad es máxima.

Ibón de Lurien abajo

  La parte estrecha del embudo está protegida del sol casi toda la jornada, coincide para más "inri", con un resalte de roca enmedio y nieve bastante "tiesa".
  Llevamos a cuatro franceses delante desde que comenzamos, no los vemos muy "sueltos", les seguimos de cerca viendo los apuros que pasan en el tramo más duro y empinado.

Superado el embudo

  Víctor encabeza nuestra "comitiva", le entran dudas por su cabeza y cuando cruza el hielo comienza a tener miedo haciendo cosas "raras". En la siguiente zeta todavía duda más, se resbala y cae sentado, desliza a toda velocidad ladera abajo.
  Consigue controlar la caída sin dar volteretas parando a cien metros cuando mengua la pendiente.

David se hunde andando

  Nos hace señal de "ileso", quita esquís, pone crampones y vuelve a subir. El caso es que a todos los demás nos surgió cierto nerviosismo, o vulgarmente llamado "miedo". Al fin y al cabo con cuchillas no se progresa tan mal, lo realmente "tieso" son cortos tramos de un par de metros salvables perfectamente con cuchillas.
  Los franceses también presenciaron el "espectáculo" sin estar exentos del contagioso "pánico colectivo".

Víctor recupera el desnivel perdido

  Procuro tranquilizar al grupo y asegurando cada paso reanudamos la marcha.
  A los pocos segundos, un francés situado sobre el resalte rocoso resbala deslizando cabeza abajo, atraviesa las rocas y sale volando unos metros, al caer acelera dando volteretas sin que le salten los esquís.
  Se detuvo boca abajo sobre la nieve inmóvil, imaginamos que si no se había matado, al menos tendría media docena de huesos rotos.

Se adivina una estupenda esquiada

  Se le apareció "la Virgen", se incorpora y levanta mientras un compañero baja a auxiliarlo. Como lo vemos aparentemente bien proseguimos la ascensión y les dejamos atrás.
  La caída de Víctor fue "un juego de niños" comparada con la del francés, y el pánico que cundió elevado al cubo. Ya tenemos suficientes emociones fuertes por hoy, David (fastman) pasa a crampones a pesar de que se hundirá un paso de cada dos, está fuerte y sube igual de rápido.

Aproximándonos a la cima

  Una vez superado el embudo "maldito" la pendiente se domestica y salimos al sol con nieve transformada. Sin más problemas nos plantamos bajo la cumbre, a escasos cien metros de la cima, es el tramo más vertical, parece helada porque brilla desde lejos.
  Los que faltan ponemos crampones, por una huella vieja ganamos la divisoria con el valle de Soussouéou, continuamos por el filo nevado hollando la cumbre del Lurien.
  
  Vista del valle por el que hemos subido

Estupendo día, vistas nítidas al infinito con un paisaje fenomenal. No permanecemos más tiempo del preciso para sacar las fotos de rigor y observar el panorama. Vemos como la sombra va ganando terreno en el valle, cuanto antes bajemos mejor estará la nieve y mayor será el disfrute.
  La "psicosis" del francés "volador" sigue presente y se nota en el cuidado con el que bajamos la pala helada para llegar a los esquís.

Se ve abajo del todo el hielo del lac de Fabrèges desde donde venimos

  La esquiada promete, el trazado es perfecto, un valle ancho y longitudinal, sin medias laderas, remadas ni hondonadas. Nieve transformada, crema con base dura, más sencilla de esquiar que la de pistas en Formigal pero completamente solos.
  El descenso del embudo despertó fundados temores pero a la hora de la verdad fue "pan comido", el resto una gozada, esquiada "brutal y gloriosa", como diría saracrof.


  
El bosque fue dominio de esquís cortos, slalom entre los arboles super divertido para acabar sobre el cauce del barranco de Pinatas. Cuando se abre agujeros y aparece el torrente nos salimos a la izquierda en busca del sendero, hasta la cota 1500 apuramos esquiando.
  En menos de media hora andando tranquilamente por el camino llegamos al lac de Fabrèges y los coches.

Metros finales con crampones

  En resumen, ascensión exigente, 1500 metros de desnivel superados en 13 kilómetros de recorrido, nieves de todo tipo y parte final más técnica. A cambio una de las mejores esquiadas que se pueden realizar en el Pirineo francés.
  Esta vez tuvimos cervezas con patatas fritas y embutido para celebrar el éxito de la expedición nada más llegar. 


  Parada técnica a tomar otro café mientras hacemos tiempo para que se disuelva el atasco de Formigal. Despedida y viaje de vuelta a Zaragoza con tráfico denso pero fluido. 
  El finde que viene los de Zaragoza tenemos tres días, el lunes se celebra la festividad local de la "Cincomarzada."

El Midi d'Ossau asoma imponente

Reseña con detalles para subir al Lurien:
http://www.komandokroketa.org/Lurien/Lurien.html


Crónica de David (fastman) en su blog, "Rutas por el Pirineo":
http://buscandobucardos.blogspot.com.es/

Ganamos la divisoria

Crónica de David (malabarista) en su blog, "davidmalabarista 2.0":
https://davidmalabarista.blogspot.com.es/

Arista a la cumbre

Track para GPS y ver la ruta en Google Earth:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=16579874


Otra de nuestras ascensiones al Lurien con esquís en el 2009:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2009/04/cronicas-montaneras-montana-el-verde.html


Ver todas las fotos:
https://goo.gl/photos/PUhgdTKqYKRzgKGe9


 Cimaaaaaaaa....¡¡¡

 Las chicas de la expedición



 Autorretrato

 Bajando la pala cara a la pendiente

Esquiada "brutal"

Celebrando el éxito de la expedición