martes, 30 de noviembre de 2010

La Paquiza de Linzola

Domingo 28: 
La Paquiza de Linzola (Antecima 2084 m.)

  Siete de la mañana, salgo junto a mi sobrino Fran (el ideal) a buscar a Bea (secretaria) que esta en Zaragoza, seguidamente a Javi (unomas) y a su padre Juan (el padre). 
  Emprendemos el viaje al valle de Ansó con parada intermedia en Puente la Reina donde se unen a la expedición Rafa (el freerider), Carmelo que es un antiguo compañero de trabajo incorporándose a las "Crónicas" y Laura (la directora) que trabaja conmigo en campamentos de verano.

El temporal se acerca por la retaguardia

  Almorzamos y continuamos viaje a la cabecera del valle de Ansó en el refugio de Linza, parece ser la única zona del Pirineo Aragonés cubierta con nubes, como nosotros siempre vamos "a lo negro" no nos inmutamos. 
  Desde el camping de Zuriza la carretera esta completamente blanca y helada de anteriores nevadas, con mucho cuidado llegamos al refugio, cuatro grados bajo cero fue la temperatura más alta de la que "disfrutamos" en el día.

El Petrechema desde el collado de Linza un momento de claridad

  Hay abundante nieve y gente con esquís pero sobre  todo con raquetas, mientras nos preparamos comienza a nevar ligeramente. Impacientes empezamos el foqueo que para la mayoría es el primer día de esquí esta temporada. 
  Con huella bien marcada y visibilidad escasa, ya hay quien vuelve sin llegar a ningún lado. No nos preocupa si haremos cumbre o no, subimos pensando que la meteorología se encargara de marcar el punto de retorno. 

Sube y baja a un collado intermedio con el pico Maz al fondo

  Hay un "paqueton" de nieve profunda sin compactar medio polvo, medio húmeda sobre una base dura buena para esquiar. A mitad camino al collado de Linza arrecia el viento y la visibilidad se anula, con una sensación térmica de "espanto" forzamos la situación intentado llegar al menos hasta el collado. 
  En el collado el viento amaina y las nubes se abren, llega incluso a salir el sol unos minutos, el ambiente se nos antoja muy agradable y decidimos continuar a nuestra cumbre, la calma precede a la tempestad, ¡que ilusos!
  Tras varios sube y baja el tiempo a vuelto a empeorar, la ventisca arrecia y en la antecima de la Paquiza  30 metros más bajos que la cumbre la visibilidad es nula con una intensa nevada. Tocamos retirada rápida o mejor dicho, "huimos" de este infierno frío.

Bea bajando al collado con esquís sueltos y focas puestas

  El ascenso fue para algunos una prueba de obstáculos, bastones de esquí que se rompían, pieles de foca que se despegaban, rozaduras en los pies por botas nuevas, falta de preparación física o dolores evidenciaban una falta de rodaje el primer día de esquí, aunque las ganas pudieron con todo.
   El descenso supuso una prueba de "fuego", a pesar de las dificultades todos esquiaron bastante bien practicando un esquí de "supervivencia", apenas hubo caídas y llegamos a los coches helados pero "vivos". 

Laura y Bea remontando un repecho en plena nevada

  En Linza nevaba fuerte, "tiramos" el material en los maleteros como pudimos y nos largamos de allí a buscar calor. En Puente la Reina recuperamos el cuerpo tomando bocatas y bebidas calientes, para el resto del viaje ya habíamos olvidado los ratos de "sufrimiento", solo nos acordábamos de lo impresionante que esta el monte riéndonos de los momentos pasados.

Los expedicionarios ya cerca del refugio

Otra de nuestras excursiones en verano a la Paquiza de Linzola:

Reseña para subir con esquís:

Trakc para GPS y ver la ruta en Google Eart: