lunes, 11 de mayo de 2009

Pico Pavots 3121 m.



Domingo 3:
Pico Pavots 3121 m.

   Ultimo día de mi "macro puente", hay previsto buen tiempo, tenemos que poner "la guinda" al pastel de estos once días seguidos de monte.
  Salimos de mi casa en Campo Víctor Montes, Antonio (el Sobrao), Nacho (el Patillas) y yo en el Nissan Pathfinder 4x4 hacia el valle de Eriste, subimos la pista al parking de Espigantosa, punto de partida de nuestra travesía.

Refugio Ángel Orús


  Comenzamos el porteo camino al refugio Ángel Orús, Antonio esta bastante "petado" por el sobre esfuerzo del día anterior y se va retrasando. Es necesario portear hasta el mismo  Refugio Ángel Orús (2100 m.), aunque la nieve se pisa 200 metros más abajo. 

Delante de la Canal Fonda


  Esperamos a Antonio, no se encuentra bien y decide finalizar la excursión aquí. Como siga así le vamos a retirar "provisionalmente" el mote de "el Sobrao", pues de sobrao nada. Tras su recuperación le haremos una nueva "evaluación" y si se lo merece se lo devolveremos o se quedará sin el definitivamente.

Circo con el Posets al fondo


  Seguimos los tres que quedamos, es tarde el sol pega como en el mes de agosto, la nieve esta "pasta total" además de llena de agujeros por la cantidad de "peatones" que subieron y bajaron ayer del Posets. Progresamos abriendo huella nueva, es mejor que usar el "patatal".

Cresta Espadas - Posets desde el Pavots


  Cuando llegamos a la base de la Canal Fonda abandonamos el itinerario del Posets dirigiéndonos hasta el desagüe del ibón de Llardana. Desde allí nos desviamos decididamente a la derecha para remontar unas empinadas palas enfilando al Posets. Arriba nos recibe un gran circo cerrado por el Diente, el Posets y Espadas completamente blancos, volvemos a girar a la izquierda con el Pavots ya a la vista.

El chucho piojoso frito en la cumbre con Viados abajo


  Las ultimas pendientes al collado se hacen duras, el cansancio acumulado y sobre todo el calor insoportable con el sol "atacando" por arriba y por abajo ralentizan nuestra marcha. 
  Era cuestión de tiempo, al final llegamos a la cima acompañados por el perro "piojoso" del refugio que se aburría y decidió ir de excursión a nuestro tresmil, el pobre "chucho" llego a la cumbre "frito".
  En la cima corre una ligera brisa que nos refresca un poco, comemos, hacemos fotos, disfrutamos del paisaje con tranquilidad, por una vez que el tiempo lo permite.

Bachimala desde la cima


  Empezamos el descenso, Antonio se estará aburriendo, bajo el primero y veo la nieve demasiado húmeda y profunda, decido ir al collado y desde allí seguir por pendientes menos empinadas para no provocar un alud si salgo directamente desde la cumbre.
  Nacho se asoma y se tira recto, al primer giro corta la ladera y provoca un alud de fusión que no le arrastra, no creo que me alcance pero por si acaso me piro, no es grande pero suficiente para enronarte.
Macizo del Aneto - Maladetas desde la cumbre


  Seguimos bajando, la nieve es profunda pero se deja esquiar muy bien, los esquís deslizan sin "engancharse", en poco rato llegamos al refugio. El pobre perro ha tenido que bajar utilizando los surcos del esquí para no hundirse, se mete en el refugio sin despedirse.
  Antonio no esta, suponemos que habrá ido bajando poco a poco.


Ibón de Llardana, collado de Eriste y Forqueta


  Para ser "los mejores" en vez de seguir andando como todo el mundo, nos tiramos con los esquís por la canal que sale bajo del refugio. 
  Al principio parecía que tenia nieve pero al llegar a lo más pendiente se estrecha y se ve el torrente por los agujeros. Voy el primero y hundo un puente al pasar, seguido se hace un agujero y me voy al hoyo. Saliendo de allí me cargo toda la nieve de alrededor, sigo esquiando y vuelvo a hundir otro puente pero no me caigo. 
   Víctor cree que estamos locos, se quita los esquís y se dedica a destrepar por la roca, Nacho que también quiere ser "bueno" me sigue. Apuramos la nieve por un costado del torrente y llegamos esquiando hasta la "ultima mancha". ¡Que buenos somos!, si lo hubiera sabido..............

  Esperamos a Víctor y con los esquís en la espalda seguimos hasta el coche donde esta Antonio echando una siesta a la sombra.
  Regresamos a Campo, se acabo la fiesta, lo bueno dura poco.
  Volvemos a Zaragoza para enfrentarnos a la "cruda realidad".


Descendiendo desde la cumbre, Nacho provoca un pequeño alud:


Descendemos con esquís la canal sobre la que esta el refugio Ángel Orús, el torrente corre bajo la nieve y los puentes de nieve se hunden al pasar: