lunes, 20 de septiembre de 2010

Estrechos de Entremón

  El viernes por la tarde me fui dirección Benasque con base en mi apartamento de Campo. La lluvia fue constante toda la tarde y el mal pronostico para el sábado me obligo a pensar el "plan B".
  Para empezar esta noche "reservé mesa" en casa de mis vecinos y amigos Yolanda y José Luis que terminó como es "costumbre y tradición" con unas copas de pacharán casero "made in Ferrer".

Sábado 18:
Estrechos de Entremón

  Si madrugar quede con la familia Ferrer al completo, fuimos a Ligüerre de Cinca para hacer una ruta senderista que complementaría perfectamente con la visita al espectacular Castillo y Ermita de Samitier que ya hicimos en su día.

Principio del sendero junto al puente de la carretera a Palo

  Cerca del Meson de Ligüerre, junto a un gran puente por el que cruza la carretera que va a Palo, sale un sendero marcado como GR 1, que recorre un congosto desde el pantano de Graus al de Mediano.

Bonitas cuevas en el pantano desde el extraplomado sendero

  El sendero casi siempre colgado por una aérea faja excavada en la roca no tiene dificultad, aunque hay que ir con cuidado. 
  Un pequeño paso esta equipado con unas grapas que hace más fácil atravesarlo, no es necesario ningún tipo de material. 
  Si no disponemos de dos vehículos para dejar otro en Mediano volveremos por el mismo camino hasta el punto de inicio. 

Tramos estrechos excavados en la roca

  El congosto esta siempre coronado por el Castillo y Ermita de Samitier construido sobre un extraplomado de roca en la parte más alta de la montaña, las vistas desde el Castillo sobre el congosto y los dos embalses son de "postal".

Y llovió..................., ¡preparados para la vida moderna!

  A mitad del recorrido nos "pillo" una pequeña tormenta, pero íbamos bien "equipados", José Luis y yo con sendos paraguas, las chicas con sus chubasqueros.
  Llegando al embalse de Mediano me "columpie" y perdí el sendero, fuimos un pequeño tramo a "salto de piedra" que provoco una "importante" sudada en Yolanda, para el regreso encontramos bien la GR y "sobrevivimos". 
  A Violeta que iba muy despreocupada le tuvimos que contar la historia de "Julio Alberto", aunque no se la creyó presto más atención al recorrido.

Y si Julio Alberto existiooooooo............¡¡¡¡¡¡¡¡

  De vuelta al coche teníamos pensado ir al Monasterio de Bruis a comer de picnic pero las amenazantes nubes de tormenta nos "aconsejaron" regresar a Campo donde también "reserve mesa" para comer en casa de los Ferrer plácidamente.

Al borde del "precipocio"

  Por la noche llego a Campo Antonio Moratinos (el sobrao) que me acompañará a coronar el pico Russell el domingo.
  
Reseña del recorrido:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Más fotos: