lunes, 8 de noviembre de 2010

Tozal de Bosc 2733 m.

  El viernes por la tarde me preparo los trastos y me voy a Benasque con base en Campo. Parece que este finde voy a estar solo, ni siquiera mi vecino José Luis va a venir, me he tenido que traer comida de Zaragoza, bufff...¡¡¡, seguro que adelgazo.
  El plan inicial el sábado es subir a los picos de Eriste por el collado de Sahún, pero como me figuro que la nieve va ha hacer el avance lento y penoso tengo pensada una opción "B" más corta, el Tozal de Bosc, a decidir sobre la marcha.

Sábado 6:
Tozal de Bosc 2733 m.

  Salgo de Campo con el Nissan, nada más pasar el cruce de Castejon de Sos giro a la izquierda por una estrecha carretera que va al pueblo de Chía. Al final de las casas sale una pista forestal con un indicador que pone a Plan (Gistaín). Sigo la pista que este año esta bastante deteriorada, unos metros antes del collado de Sahún nace otra pista a la derecha en descenso, solo apta para 4x4, a la cascada del barranco Surri.

Indicador junto al ibón Chico de Barbarisa

  Me preparo y comienzo la marcha a 1820 m. de altitud, cruzo el barranco y sigo unos metros por pista hasta un indicador de PR al ibón de Barbarisa que tomo en sentido ascendente.
  La senda esta bien balizada, remonta el valle poco a poco, hay un momento que cruza el barranco encontrando nieve, veo huella vieja así que pienso que subiré sin problemas. El espesor de nieve aumenta y la huella se da la vuelta, me pongo polainas y continuo hundiéndome, llego a un indicador junto al ibón Chico de Barbarisa donde el avance empieza a complicarse.

Desde el Bosc macizos de Eriste y Posets

  La parte superior de la nieve es una costra que no aguanta mi peso y se rompe hundiéndome hasta "la miseria" e impidiendo que saque el pie. No hay nieve suficiente para esquís pero andando se va de "pena".
  Recordé mis tiempos lejanos, cuando todavía "las ruedas eran cuadradas" y yo salia al monte en invierno andando con mis botas plásticas, nunca llegábamos a la cumbre, todo eran intentos, no había horas suficientes en el día para lograr semejantes hazañas. Hoy los esquís no habrían solucionado mucho, pero unas raquetas me hubieran venido de "vicio".

Al fondo Monte Perdido y Vignemale

  Conforme avanzaba el espesor de la nieve era mayor, llegue al ibón grande de Barbarisa y me dio la tentación de darme la vuelta pero, ¿como me iba a volver después de haber llegado hasta allí?, y en las "Crónicas"..., ¿que iba a poner?, mi amor propio no me permitió retirarme. 
  Tenia delante la empinada rampa al collado de la Ribereta, con la ilusión de encontrar la costra dura y subir con crampones pero, "mi gozo en un pozo", se rompía y me atrapaba continuamente, no avanzaba casi, buscando las piedras que asomaban progresaba poco a poco.

Desde el Perdiguero hasta Maladetas y Aneto

  Otro amago de retirada me invadió cerca del collado, me convencí a seguir por la suposición que desde el collado en la cresta lo más probable era que no tuviera apenas nieve, continué y así fue. 
  Había sudado como un "bellaco" para alcanzar el collado, el pico se veía a "tomar por culo" por un lomo - cresta aparentemente fácil, con poca nieve. 
  Los 700 metros de desnivel hasta el aquí me cansaron como 2000, seguí más relajado haciendo primero un flanqueo por media ladera inclinada con piedras inestables y manchas de nieve para evitar una cota, algún resbalón me puso en guardia hasta alcanzar la cresta, lo demás fue andar, tramos con nieve pero sin problemas.

Abajo el ibón grande de Barbarisa

  Corono una cota secundaria, después el Tozal de las Lleras de Cecilia 2709 m. y por fin el Tozal de Bosc 2733 m. Las vistas son mucho mejores que las de muchos tresmiles, con el cielo despejado se ven en primer plano los Eristes, Espadas, Posets, Perdiguero, Salvaguardia, Aneto y Maladetas, Vallibierna, toda la Sierra Negra, Cerler, Turbón, Cotiella, Monte Perdido, Vignemale, La Munia ............ e infinitas cumbres más, muy recomendable pero sin nieve, porque para esquís tampoco me parece un pico adecuado. 
  Tras la sesión fotográfica y comida en la cumbre comienzo el descenso bien de horario.

En primer plano pico Chía y al fondo el Turbón

  Como precaución telefonee a José Luis desde la cumbre indicándole mis horarios, a una hora le llamaría para confirmar mi llegada al coche, si pasada esta hora no llamaba ni me podía localizar, algo había podido pasar, se encargaría de organizar un posible rescate.
  Baje con cuidado y llegue al coche "feliz y contento", me sentía satisfecho a pesar del esfuerzo realizado. Regrese a Campo y tras seguir los "tramites" habituales (cerveza con patatas y ducha caliente), reposo, película y a la cama. 
  El día siguiente siguiendo los consejos de la Meteo que anunciaba muy mal tiempo decidí quedarme en la cama hasta que me "sangrara la espalda" y regresar a Zaragoza con tranquilidad, aunque no fue todo lo que paso................

Reseña para subir al Tozal de Bosc:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Todas las fotos: