jueves, 12 de abril de 2012

Caillabet de Rébec 2209 m.

Sábado 7:
Caillabet de Rébec 2209 m. y Pic de L´Iou 2218 m.
Travesía circular desde el Portalet

  He quedado a las 8 en con David y Carlos, empiezo mal el día, no me suena el despertador y me despierto por casualidad, salgo volando medio dormido hacia Escarrilla. David ha propuesto una travesía circular por la parte francesa del Portalet con objetivo el pico Caillabet de Rébec, parece que hoy mejora el tiempo aunque no lo pronostican bueno del todo. 

Llegando al collado de Aneou con el Gradillere delante

  Partimos del aparcamiento francés en la frontera del Portalet, hay abundante niebla y poca visibilidad, a ver si tenemos suerte. David y Carlos se preparan echando virutas, traen las focas puestas de casa y no me he fijado pero juraría que han bajado del coche con las botas puestas y la mochila en la espalda, me tienen que esperar. Sin desayunar y a "matacaballo" corro tras ellos, alucinamos cuando vemos que no hay huella ni siquiera al pico Canal Roya.
  Carlos se pone en cabeza y traza la huella dirección al Col de Aneu entre los picos Gradillere y Arazures, vamos por la ruta al Canal Roya para desviarnos a la derecha bajo el pico Gradillere con algún sube y baja.

Esquiando al valle de Baight de Houer, trazando nuestra huella en nieve virgen

  La nieve esta profunda , húmeda e inconsistente, en una de las bajadas se me mete el esquí en un agujero y doy una voltereta "mortal" de cabeza, me agarro al bastón y me dejo caer. Acabo medio enterrado en la nieve, me sacudo porque se me ha metido hasta el pescuezo, cuando vuelvo a apoyar el bastón casi me la pego de nuevo, solo tengo un cacho, se ha partido en dos y falta un trozo, me pongo a excavar en la nieve con las manos para encontrarlo y empalmarlo con cinta americana.
  Se me hielan las manos y no aparece, saco la pala y cavo una trinchera como para enterrar un coche, hasta que consigo rescatar el resto del bastón. Con una sesión de "bricolaje" el palo como nuevo, continuo la marcha hacia David y Carlos que se aburren de esperar.
  Vamos buscando el trazo más favorable al collado, ya vemos el valle de Baight de Houer, la niebla no pasa del collado, observamos nuestro recorrido raso y despejado, tenemos el día ideal. 
  Quitamos pieles y hacemos la primera esquiada hasta el fondo del valle, nieve profunda y muy húmeda, para mi fácil de esquiar, bajo casi recto cortando la huella de Carlos, ni nos damos cuenta y ya hemos descendido 500 metros de desnivel.
  Volvemos a colocar pieles, las he guardado pegadas al cuerpo bajo la camiseta para que estén calientes y ahora pegan bien.

Vemos nuestro objetivo y el valle por donde subiremos

  Comenzamos a subir por empinadas palas que apenas conservan nieve, hacemos esquí-hierba hasta que cambiamos de orientación. Progresamos por un valle colgado bajo el Pene de Lapassa en dirección al visible Caillabet de Rébec. Hace calor, el sol pega de punta, no me he acordado de ponerme crema y me estoy torrando la cara a fuego lento, para más "inri" Carlos tira como un "poseso" incluso abriendo huella, yo les sigo pero sudo como un "bellaco", voy a echar corto de agua.
  Llegamos a la base del pico y elegimos una canal por detrás entre las dos cimas, primero nieve inconsistente y luego trepada por roca para salir a la cima, una inclinada losa en plan de trampolín al vacío. Subo a cuatro patas agarrándome con pies y manos, no me pongo de pie ni para hacerme la foto, por supuesto no "saltamos" en la cumbre, con hielo ni loco me encaramo ahí.

Llegamos a la base de la canal cimera

  Mejor opción para "atacar" esta cumbre es desde Astún, subiendo al pico Malacara bajaríamos desde la misma cima esquiando hasta el fondo del valle para enlazar con el itinerario de subida actual. Para regresar se podría hacer subiendo al pico Astú o al pico Astún, esquiando luego por sus inclinadas caras sur directamente a la estación, nos lo apuntamos para la próxima temporada.
  Para bajar destrepamos la canal y esquiamos por la cabecera del valle colgado desviamdonos enseguida al norte, por buenas palas llegamos a la cabaña de la Glere, primera parada del día a comer algo y relajarnos.
  La nieve escasea en estas cotas, mientras comemos observamos las rampas donde subiremos para enlazar manchas de nieve y foquear desde el mismo río.

La canal con hielo, nieve y roca

  Ultima remontada del día, 500 metros de desnivel nos separan del collado de L´Iou, me cuesta subir, Carlos sigue en cabeza incansable, me meto caña para no atrasarme, no me quedan clinex para limpiarme el sudor, he gastado dos paquetes, voy en manga corta, se me ha acabado el agua, menos mal que poco a poco se va nublando y una suave brisa hace mas llevadero el esfuerzo.
  El ascenso culmina en la cumbre del Pic L´Iou, desde la cima esquiando hasta el coche, o al menos es lo que nos creíamos. 

Descenso a la cabaña de la Glere, se acaba la nieve

  La esquiada no se le puede llamar así, fue un autentico "viacrucis". La pendiente es muy suave y hay varias hondonadas que se pueden evitar haciendo una media ladera pegados al pico Peygeret, el problema fue que esas laderas estaban peladas por el sol y nos vimos abocados a meternos en el "hoyo" con cantidad de penosos "subesybajas" hundidos en la nieve. La parte final estaba convertida en un autentico "patatal", poca nieve y piedras que salían por sorpresa donde menos imaginabas, más "trampas" que en la selva.

David y Calos en la cumbre del pico L`Iou con el Midi de Ossau al fondo

  Llegamos a los coche justo cuando se pone todo muy negro y empieza a nevar con ganas, ¡josplis, que buenos somos!, calculamos la "ventana" de buen tiempo a la perfección.
  Para ser un día incierto hemos hecho un "pedazo" de travesía considerable, la verdad es que  ha sido una autentica "calcetinada", bonito si, pero en las condiciones de hoy y por esta zona creo que no lo repetiré, aunque ya se sabe lo que dice el refrán, "Nunca dirás nunca jamas".
  Me despido de David y Carlos y regreso a Zaragoza, mañana he quedado con Nacho (el patillas) y David otra vez para subir a Punta Suelza.