miércoles, 11 de abril de 2012

Gralleras Sur 2204 m.

Jueves 5:
Gralleras Sur 2204 m.
Nevadas en el valle de Tena

    Comienza la Semana Santa, salgo desde Zaragoza lloviendo y no para en todo el viaje, llego a Sabiñanigo donde he quedado con Isaías y Juan (el padre), llueve sin conocimiento.
  Nuestro plan inicial que nunca llegamos a realizar, era una circular por Formigal coronando los pico Espelunciecha y Arroyeras.
  Conforme nos acercamos a Formigal va cambiando el agua por nieve, en la estación caen copos como "puños" sin nada de viento, hace siglos que no veía nevar así. A pesar de la aparatosidad de la nevada apenas cuaja si no hay base debajo, es una nieve muy húmeda que solo sirve para poner bonito el monte, en cuanto salga el sol adiós.............


  Propongo esperar a ver como evoluciona la mañana y en el peor de los casos salir a foquear por pistas y estirar las piernas. Nos metemos en el bar de la gasolinera y nos "engullimos" unos potentes bocatas mientras disfrutamos viendo nevar.
  A mi ni se me hubiera ocurrido salir del coche en semejantes circunstancias pero Isaías y Juan estaba algo "nerviosos", tenían unas ganas "terroríficas" de aprovechar la ocasión para hacer algo.
  Al final en mitad nevada, cedo a las "presiones" y salimos "al ruedo". Vamos al aparcamiento de Espelunciecha y bajo el portón trasero del Nissan nos preparamos como podemos, sin mochila ni nada de peso, solo con el "gore" puesto, nos adentramos en la niebla siguiendo las balizas de la pista Espelunciecha, cerrada al publico.
  Subimos con "brío" y entusiasmo, la falta de mochila que nos sobrecargue la espalda da "alas", la nieve esta blandurria y más parecida a una pasta grasienta que a otra cosa.


  Por supuesto que no vemos nada en todo el recorrido, llegamos a la base superior del telesilla y por detrás nos encaramamos a un lomo con una mesa interpretativa que es la cima del Gralleras Sur. El palmo de nieve recién caído no tiene ninguna consistencia, cuando pasamos con los esquís nos hundimos hasta hacer fondo con el suelo y piedras. 
  Cambiamos los esquís a posición de descenso, apretamos botas y esquiamos solos por la pista azul hasta el coche, en un par de horas cerramos el circulo sin apenas mojarnos. 
  Dejamos a Isaías en Sabiñanigo que llega justo a la hora de comer a su casa y yo me voy con Juan a su apartamento de Jaca donde Charo, su mujer, me invita a comer, yo como soy muy agradecido "no se negarme".
  Regreso a Sabiñanido a tomar posesión de mi habitación en el hostal El Parque donde pasare dos noches.


Otra de nuestras ascensiones al Gralleras Sur:

Viernes 6:
Grandes nevadas
¡El almuerzo bien, gracias.......!

  Amanece lloviendo, para variar, esta vez solo me acompaña Juan (el padre), tenemos el mismo plan que el día anterior y viendo el "percal" tampoco lo conseguiremos.
  Subimos de nuevo a Formigal, la nieve aparece antes que ayer y no lleva pintas de parar, pasamos al plan "B", almorzar y ver nevar.
  Tras un tranquilo y largo almuerzo parece que el temporal amaina, decidimos foquear desde Sextas hasta Tres Hombres y hacer algo de desnivel. No hemos llegado ni a salir del coche cuando la nevada arrecia a lo "bestia", alucinamos viendo lo que cae, de algo así ni me acuerdo.
  Esperamos un rato y nada, al final haremos solo turismo de coche, subimos al Balneario, por la carretera vemos como se sale un coche y montamos el "operativo" de rescate, solucionada la situación continuamos nuestro "tour turístico".


  Damos una vuelta por el Balneario y curioseamos por el único hotel abierto y las termas, Juan tiene pensado subir otro día a disfrutar del circuito termal, hay más gente aquí que en las pistas de Formigal.
  Como de costumbre me voy con Juan a su casa en Jaca sin poder negarme a que me inviten a comer. Por la tarde cae en Jaca una densa nevada que contemplamos mientras "charramos" y bajamos la comida.
  Sigo mi particular "tour", me voy a Panticosa a visitar a Miguel, uno de los cocineros de Tebarray, que tiene un apartamento y esta allí pasando las vacaciones junto con Begoña, su mujer y sus hijos Alejando y Raquel. Como acto religioso-cultural vamos a ver la procesión que con tres pasos recorre el pueblo sin tambores ni nada.
  Acabo la tarde invitado a una suculenta cena con café copa y todo, se me hicieron las tantas sin darme cuenta tras una amena velada.
  Mensaje para Raquel: Apúntate este verano a la Multiaventura, no te arrepentirás (¡necesitamos chicas, ayúdanos!)
  Regreso a Sabiñanigo a dormir que mañana por fin mejora el tiempo y espero "triunfar".