martes, 7 de julio de 2015

Tossal de Miravet

Viernes 26 de Junio:
Viaje a Campo

  Los años pasan rápido y para todos, nos hacemos mayores y nuestros padres también. Mi madre tuvo hace siete años un ictus que la dejo hemipléjica en silla de ruedas, mi padre era su cuidador, ahora le ha "tocado" a él.
  Coincidiendo con el comienzo de mis vacaciones padeció un derrame cerebral del que afortunadamente se ha recuperado bastante bien, sufrió convulsiones que intentando reducirlas le luxaron un hombro, por error o por casualidad no se lo detectaron en su momento y ahora mismo parece imposible de solucionar.

Primer tramo con vistas de los bloques rojos donde estacionamos y la pasarela
  El problema se ha elevado al cuadrado, ahora son dos personas las que necesitan ser cuidadas. Me veo años adelante en su situación, atado a una silla de ruedas o tirado en una cama victima de la "edad".
  La "moraleja" es disfrutar todo lo posible mientras se pueda hasta que llegue el momento por el que todos pasaremos con más pena que gloria.

Primer puente
  A pesar de los pesares y gracias a mi hermana y sobrinos he conseguido "escapar" de la realidad unos días pateando en la montaña.
  El viernes por la tarde viajo a mi apartamento en Campo acompañado de Yaiza y Alba, entusiastas y estupendas compañeras de aventuras, "secretarias" de lujo.

Segundo puente de vuelta trazado por encima del primero
Sábado 27 de Junio:
Tossal de Miravet
Vía Ferrata en Pont de Suert

  Nos esperan nueve días de intensa actividad, ferratas, barrancos y picos non stop, hacemos nuestra programación y comenzamos de menos a más con una vía ferrata en los lindes con Cataluña.
  Como estamos de vacaciones la premisa fundamental va a ser dormir las horas necesarias para que el cuerpo aguante, la madrugadas "inhumanas" las reservamos solo para actividades de fin de semana.

Las vistas sobre Pont de Suert siempre presentes
  Viajamos desde Campo dirección a Vilas del Turbón hasta el valle de Isabena. Pasamos junto al Monasterio de Obarra y la vía ferrata de  la Croqueta. A base de curvas desembocamos en la carretera de las Paules y enseguida en la nacional que sube de Lérida al Valle de Arán, la tomamos dirección sur hasta Pont de Suert.

El valle del Noguera Ribagorçana
  A poco de pasar en cartel de la población nos desviamos a la derecha por una calle descendente aparcando junto a unos bloques de ladrillo rojo. Cargamos los bartulos en la mochila iniciando la aproximación con temperatura agobiante.
  Cruzamos el río por una pasarela peatonal e inmediatamente vemos la señalización de acceso a la ferrata por sendero, en veinte minutos estamos en el panel indicador donde comienza.

Tramos aéreos en la segunda parte
  Tenemos suerte, sopla una brisa refrescante de norte que suaviza la temperatura. Nos colocamos el material y manos a la obra.
  El nivel de esta vía es medio-alto, con una calificación de cuatro sobre seis, consta de tres tramos diferenciados con sus correspondientes escapatorias. La dificultad es gradual siendo el tercer tramo el más complicado, una pared con escasas grapas donde hay que tirar de roca y un techo "escalofriante" desde lejos pero más sencillo de lo que aparenta son las dificultades máximas de la vía.

Verticalidad y concentración
  En el primer tramo hay un par de puentes tibetanos en plan de divertimiento y unas vistas esplendidas sobre el valle Noguera Ribagorçana y Pont de Suert que se irán acrecentando conforme avancemos.
  En general se hace bien y no tiene nada que ver con la difícil Cast Urquiza Olmo en la Pertusa ni con la fácil del Sorrosal en Broto.

Estupendo mirador
  Alba y Yaiza superan la vía sin problemas, Yaiza es la que más se "acojona" pero luego resulta ser la que mejor pasa. En el techo de la parte final "sufrieron" un poco aunque nada del otro mundo.
  Al final encontramos una instalación para cruzar el barranco con una tirolina que se puede evitar por un sendero a la derecha. Sabiéndolo me llevo una polea y nos tiramos por ella para poner la guinda a esta magnifica ferrata.

La parte más complicada de toda la ferrata
  El retorno esta señalizado con marcas azules y amarillas, comienza a la derecha de la tirolina hacia abajo, es una barranquera inclinada con piedra suelta equipada con sirga que ayuda a bajar, en poco más de media hora llegamos al coche. Aproximadamente invertimos tres horas en recorrer la vía con aproximación y retorno incluidas.

Deportiva y paisajísticamente estupenda
  Aconsejo llevar siempre a las ferratas una cuerda de 7 mm. o dos de treinta metros según la dificultad de la vía y una polea antirretorno u otra normal con un jumar, servirán para ayudar a subir si alguien se queda atascado o para bajar rapelando.
  Tras tomar unas latas frescas con patatas fritas a la sombra junto al coche regresamos a Campo. A parte de ducharnos y cenar, tenemos que preparar y planificar una ascensión de dos días al Posets y las Forquetas.

Llegando al final de la vía
Reseña de la ferrata:
http://deandar.com/ferratas/via-ferrata-tossal-miravet

Breve video recopilatorio: 


Tossal de Miravet combinada con el barranco Viu de Llevata:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2012/08/barranco-viu-de-llevata-y-ferrata.html

Tossal de Miravet combinado con el Congosto de Montrebei:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2010/10/via-ferrata-tossal-de-miravet-pont-de.html

Más fotos:
Tossal de Miravet