lunes, 9 de noviembre de 2015

Mulleres 3010 m.

Viernes 6 de Noviembre:
Tuc de Mulleres 3010 m.
Desde la Besurta con las primeras nieves

El Llano de Aigualluts con el Salvaguardia al fondo
  A fecha de hoy tengo un mes de "Crónicas" atrasadas sin publicar, si continuo así voy a acabar colgando en invierno las de verano y al revés. En época estival da un poco igual la fecha en que se editen, las condiciones del terreno son similares porque no hay nieve ni otros condicionantes que permanezcan.

Ibón de la Escaleta helado
  Las primeras nieves han hecho aparición y la alta montaña está más peligrosa que nunca. Para que no pierdan el carácter informativo en "tiempo real" y sirvan de referencia en fechas próximas voy a adelantar la publicación de aquellas que lo requieran.
  Cuando tenga tiempo iré intercalando "Crónicas" atrasadas, en la cabecera de cada entrada indico claramente la fecha en que se realiza la actividad.

Dejamos atrás el llano con los primeros ibones
  Me queda un día de vacaciones y lo tomo este viernes antes de que acabe el año, más vale pájaro en mano que cien volando. Me junto con Bea (secretaria) y María (la anfibia) viajando el jueves por la tarde a mi apartamento en Campo, allí estableceremos la base para estos tres días.
  Empezaremos coronando el Pico Mulleres, aunque es una ascensión que no tiene dificultad es larga y hay que madrugar.

Bea haciendo pruebas de resistencia al hielo
  A las nueve de la mañana iniciamos la marcha en la Besurta, el cielo está raso y despejado, la temperatura en mínimos, falta un rato para que nos alcance el sol. Para más "inri" la calefacción  del coche no se porque narices no funciona, el aire acondicionado sí, hemos hecho el viaje con el abrigo puesto y envueltos en mantas.

Bonito ibón bajo las paredes de la Forcanada
  Sabía que encontraríamos nieve pero no a que cota, no la esperaba muy baja, íbamos preparados con crampones.
  La ruta parte camino al refugio de la Renclusa, enseguida nos desviamos en un cartel dirección Aigualluts. Salimos a un llano encontrando el Forau de Aigualluts, un gran sumidero donde desaparece el agua del Aneto, emerge en el Valle de Arán, es el nacimiento del Garona que a su vez vierte en Francia.

Conforme avanzamos la base de nieve es más consistente
  Seguido está la fotogénica cascada de Aigualluts con las primeras vistas sobre el glaciar del Aneto.
Sobre ella el Plan de Aigualluts, extensa llanura surcada por los meandros del río, la atravesamos hasta el fondo.
  A la derecha desagua el barranco de Barrans, a la izquierda el de la Escaleta por el que remontaremos tras cruzar un puente de troncos. Nos enfrentamos al primer resalte, ganamos altura dejando el barranco a la izquierda para salir a otro llano.

Las piedras todavía sobresalen, no esta para esquís
  Casi sin desnivel progresamos por el fondo del barranco bajo el Col del Toro que ignoramos a nuestra izquierda, el torrente es engullido en el Forau del Toro.
  Vemos infinidad de simas y cuevas que actúan como sumideros, el recorrido es una sucesión de terrazas escalonadas separadas por sus correspondiente repechos.

El Cap del Toro y la pirámide del Mulleres
  En la cota 2000 aparece la nieve a corros sin llegar a molestar, antes de llegar a los ibones superamos otro resalte que evita un estrechamiento del barranco, el hielo nos pone en "jaque".
  Empiezan las dificultades, lo que en verano es un cómodo sendero ahora es peligroso, con mucho cuidado salimos a otro llano con los primeros ibones.

Del Aneto a Maladeta
  La nieve es cada vez más abundante, en la cota 2300 una mezcla de nieve continua y hielo nos obliga a poner crampones antes de negociar la siguiente pendiente.
  Nos enfrentamos a las paredes de la Forcanada, en un pequeño y redondeado ibón bajo sus faldas giramos noventa grados dirección SO, el hielo da paso a nieve consistente facilitando la progresión.

Las caras sur sin nada de nieve
  Ya vemos la pirámide cimera del Mulleres aparentemente cercana. María se queja de molestias musculares hace rato y anda muy lentamente, a ese ritmo no hay horas en el día para completar la ascensión. La temperatura es estupenda, el sol pega y no corre ni una brizna de viento, María decide parar y descansar cerca del Ibón Alto de la Escaleta mientras Bea y yo coronamos el Mulleres. Cuando uno de los componentes de la expedición pisa cima, la expedición ha triunfado.

Hito cimero del Mulleres
  A buen ritmo Bea y yo nos dirigimos directos a nuestro objetivo, buscamos palas de nieve sin piedras alcanzando el cordal muy cerca del gran hito cimero.
  Impresionantes vistas de la cara norte del Aneto desde el Russell hasta las Maladetas, la nieve ha colonizado la alta montaña.

Los dos juntos
  Contrastan las caras sur completamente peladas en todas sus cotas con las nortes donde no llega a dar el sol en todo el día conservandose la nieve casi desde los 2000 metros.
  Vemos el Valle de Mulleres con sus Ibones por donde subimos en invierno con esquís desde la boca sur del Túnel de Viella.

Cara Norte del Aneto desde el Russell hasta la Maladeta Oriental
  Nos habíamos propuesto bajar pronto para no hacer esperar a María pero el buen tiempo y las estupendas vistas nos hipnotizan sintiéndonos obligados a disfrutarlas. Unas cuantas fotos, medio bocata y para abajo por el mismo itinerario.
  Ya no me acordaba de lo bien que se desciende por nieve sin que apenas sufran las rodillas, en pocos minutos nos reunimos con María.

El Valle de Mulleres, nace en la boca sur del túnel de Viella
  Todo parecía ir sobre ruedas, teníamos tiempo de sobra para bajar antes de que oscureciera pero no fue tan sencillo. A parte de que íbamos con cuidado María comenzó a tener dolores fuertes al poco de empezar, no estuve tranquilo hasta que conseguimos salir de la nieve a "tierra firme". En seco ya era otra cosa, con las linternas frontales y a base de paciencia conseguimos llegar salvos al coche no sin antes haber batido un nuevo "record" de permanencia nocturna en altura.

Nieve y roca
  Once horas nos "pegamos" para un trayecto que en verano hacemos en algo más de siete, aún así finalizamos contentos de lo que fue una aventura. Con 17 kilómetros recorridos y casi 1200 metros de desnivel acumulado, el camino ya de por sí bonito, con nieve estuvo insuperable.
  Toca de nuevo volver a Campo con el coche sin calefacción y un frío que te "cagas", llevamos la nevera con cervezas que regresaron intactas, la próxima vez plantearemos sustituirlas por un termo con caldo.

Bajando recto por empinadas palas
Reseña de la ascensión:
http://www.komandokroketa.org/mulleres/mulleres.html

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11347501

Ibón Alto de la Escaleta
Otra ascensión veraniega al Mulleres:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2011/07/mulleres-3010-m.html

Más fotos:
Mulleres 3010 m.