miércoles, 17 de agosto de 2016

Cañón del río Vero

Miércoles 6 de Julio:
Cañón del río Vero
Sierra de Guara


  Con Yaiza (la pro), Itziar (la vasca) y Bea (secretaria).
  Hace un "huevo" de años que llevo descendiendo barrancos y nunca nos hemos metido en el Vero, entre lo largo que es, la marabunta de personal que lo desciende y que no posee dificultad técnica alguna, me ha tirado siempre "pa atrás".


  Pero estaba escrito que tarde o temprano llegaría el momento. Insertamos el plan en nuestra apretada agenda montañera como jornada de descanso, lo propongo a las chicas y aceptan, ¡alguna vez tenía que ser!
  Se une Itziar, el nuevo descubrimiento de chica montañera, le encanta andar y se vuelve loca por bajar barrancos, disfruta tanto que "alucina en colores".


  Dejamos mi coche en Alquezar y con el de Itziar vamos al aparcamiento del Vero cerca de Lecina, es el mismo punto de partida que para los barrancos Basender y Portiacha.
  La información que tenemos habla de seis horas para descender sus ocho kilómetros, decidimos ponernos las pilas y no perder tiempo más que donde merezca la pena. 


  Con el neopreno en la mochila avanzamos todo que podemos por los abundantes senderos paralelos al barranco, no nos embutimos en los "neopretos" hasta que no hay más remedio.
  Alcanzamos un grupo con guía francés que se mueven rápido, así que nos colocamos detrás y observamos a ver lo hacen en cada punto, sacando así el máximo rendimiento y divertimento al barranco.


  Abundantes saltitos, zonas de caos con auténticos laberintos por donde buscar la salida no es "pan comido". Una cosa tengo muy clara, con caudal ligeramente alto se convierte en una ratonera para atrapar "pardillos", la excesiva banalización que se le da a este cañón puede ser una trampa peligrosa si no lo conoces.
  Realmente cualquier barranco con poco caudal es fácil y con mucho difícil, no podemos catalogar un descenso como sencillo por el mero hecho de que no tiene rapeles.


  Estéticamente merece la pena, agua, paredones, oscuros y vegetación combinados componen el cuadro. La actividad para un caluroso día de verano es amena y entretenida.
  En cuatro horas sin prisa pero sin pausa llegamos a la salida por las pasarelas de Alquezar. Me ha sorprendido gratamente, se nos ha hecho mucho más corto de lo esperado disfrutando un montón.


  En media hora subiendo por un empinado camino equipado estamos en el coche achicharrados por las altas temperaturas. Nos vestimos y tomamos las correspondientes latas frescas con picoteo.
  Despedida de Bea que marcha a Teruel de donde es nativa, Itziar viaja igualmente a su tierra pero pronto volveremos a estar con ellas. 
  Yaiza y yo regresamos a nuestra base en Campo para continuar la "movida montañera" sin un día de descanso hasta completar treinta y cinco jornadas de actividad continuada.


Reseña del descenso:
http://fjalejandre.blogspot.com.es/2015/06/BarrancoRioVero.html


Reseña del cercano Basender:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2015/08/basender.html


Crónica de Yaiza en su blog, "Adopta una Montañera":
http://kamikazealpinista.blogspot.com.es/


Ver y descargar todas las fotos:
https://goo.gl/photos/4ed9wyddGFQuvLGd7