lunes, 22 de noviembre de 2010

Urbión 2228 m.

Sábado 20:
Intento del pico Muela de Urbión 2228 m.

   A las 7 de la mañana salimos en la furgo Nacho (el patillas), Juan (el padre) y yo camino de Soria. No teníamos la moral muy alta porque "diluviaba" sin parar, la Meteo y "todo el mundo" vaticino tiempo horroroso y mal fin de semana para montaña, nosotros fieles a nuestros principios vamos siempre a comprobarlo en directo.
 Atravesando Soria un gran claro separaba el Moncayo de los picos de Urbión, en nuestro destino volvía a ponerse negro tirando a negrisimo. Paramos en el restaurante del club Náutico del pantano de la Cuerda del Pozo a tomar un par de tostadas de media barra de pan con mantequilla y mermelada, con el estomago tranquilo continuamos a lo más negro.

Comienzo del sendero a la Laguna Negra

  Convencidos que aquello no iba a pasar de una excursión turístico-gastronómica por la zona no fue así. Desde Vinuesa empezamos a subir por una pista asfaltada, pronto aparece la nieve y a unos tres kilómetros de nuestro destino la furgo empieza a patinar en la nieve que cubría toda la carretera. Hacemos "virguerías" aparcar, entre una débil nevada nos preparamos para ir a luchar con la ventisca.

Bicicleta todo terreno de verdad. ¿Sobreviviría...?

  Equipados con botas plásticas, polainas, crampones y raquetas comenzamos la marcha por la carretera, antes de llegar a la Laguna Negra me calzo las raquetas, alcanzamos a un chaval luchando con una bicicleta de montaña empujando por la nieve con intención de bajar montado desde la laguna, suponemos que sobrevivió.
  Atravesamos la orilla de la laguna por una curiosa y turistica plataforma cubierta de hielo y nieve, seguimos por un sendero que asciende fuerte para salir de la cubeta. Con el GPS en mano, sin ninguna visibilidad ni huella alguna nos adentramos en plena ventisca "forrados" hasta las cejas.

Sumidos en la ventisca con los pinos congelados

   Las raquetas vienen muy bien, los esquis no hubieran merecido la pena, seguimos avanzando entre las tinieblas hacia el supuesto pico de la Muela de Urbión. Cuando salimos a una especie de lomo asomando a la cara norte (suponemos), el viento arrecia a lo bestia, la nieve se clava en la cara dolorosamente, Nacho llega a caerse al suelo, faltan menos de cien metros de desnivel, se sigue sin ver nada y aquello se pone muy feo. 
  Cualquier pequeña lesión o simplemente una dobladura de tobillo que nos impidiera andar supondría "fenecer" congelado en pocas horas, como no estábamos dispuestos a morir en un pico de "vacas" (ni en ningún otro) dejamos de jugarnosla por nada y decidimos regresar, además es la escusa perfecta para volver a la zona un día con buen tiempo a disfrutar del paisaje.

Paisaje helado

  Juan (el padre de unomás) subió sin quejarse en ningún momento y estaba dispuesto a coronar el Urbión a pesar de las malisimas condiciones y a riesgo de dejar "huérfano" a Javi (unomás).
  Conforme descendemos la cosa mejora, el surco que hemos hecho de huella con las raquetas de subida  ha desaparecido cubierto por la nieve, el GPS vuelve a se protagonista. 
  Cerca de la laguna tenemos los primeros minutos de visibilidad que aprovechamos para fotografiar. Pateamos el trozo de carretera nevada hasta la furgo satisfechos por la actividad y la novedad de visitar una zona nueva para nosotros, en unas condiciones inusuales y espectaculares.

Cubeta de la Laguna Negra desde lo alto del circo

  De bajada paramos de nuevo en el restaurante del Club Náutico, atienden con gran amabilidad y nos dan de comer fuera de horas sin problemas a buen precio. 
  Regresamos a Zaragoza contentos del día.

La Laguna Negra invernal

Reseña para subir a la Muela de Urbión y Zorraquín:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Todas las fotos: