martes, 4 de enero de 2011

Estiba Freda 2701 m.

Sábado 1:

Estiba Freda 2701 m. Combinado esquís y raquetas.


  Día uno de enero, empezamos el 2011 y como manda la tradición, José Luis y yo lo celebramos con una excursión para estirar las piernas y compensar los excesos gastronómicos. 
  A las diez salimos de Campo rumbo al Ampriu en Cerler, nuestro plan es subir al pico Estibafreda por el valle de Ardones pasando por el refugio de pastores, José Luis con raquetas y yo con esquís.
  Lo que parecía una corta excursión se complico más de lo debido, nuestro objetivo se resistía poniéndonos trabas, pero resistimos a abandonar y por supuesto vencimos.

José Luis paleando, todo un profesional

  Dos kilómetros antes de llegar al Ampriu nace una pista forestal hasta la cabaña de Ardones, transitable con coche en verano pero impracticable por nieve en invierno.   
  Estaba previsto "patear" los cinco kilómetros de pista pero la nieve dura permitió al Nissan avanzar sin dificultad casi hasta el cruce del barranco de Ardones. Como suele pasar, apuramos demasiado y al dar la vuelta el coche quedo empanzado obligándonos al típico "paleo de Año Nuevo" durante hora y media con el consiguiente sufrimiento para nuestros brazos y espaldas que ya no están para esos trotes.

La pista acaba en el refugio de Ardones

 Es ya casi la una de la tarde, el coche desatascado y enfilado hacia abajo, empezamos el foqueo y raqueteo por la pista los dos kilómetros que nos quedan. No veo nada claro que de tiempo a llegar a ningún lado pero mientras podemos avanzamos.
  Segundo inconveniente, desde la cabaña lomo arriba no hay nieve, solo manchas, da igual, yo no me quito los esquís, foqueando por hierba y manchas de nieve seguimos subiendo y a la vez estudiando por donde sera mejor bajar. José Luis mira la hora, me pregunta si llevo la linterna frontal, le contesto que si y avanza sin rechistar.

Buenas panorámicas de Eriste en el ascenso

  El lomo esta pelado, por una franja lateral donde se formo ventisquero hay nieve, avanzo por ella. Cuando suaviza la pendiente vemos nuestro objetivo a lo lejos, la nieve es continua, esta muy dura, es más hielo que nieve, temo por José Luis porque pienso que no lleva crampones pero estoy equivocado, me confirma que si, respiro tranquilo y seguimos. 
  La pala más empinada del itinerario cercana a la cima nos pone a prueba, los esquís apenas marcan en la nieve y a las cuchillas les cuesta clavar.

Recorriendo el ultimo lomo a la cima

  Pronto llegamos a la cumbre, hace viento y bastante frío, el agua se hiela, sesión fotográfica con panorámicas de lujo, Aneto, Vallibierna, Castanesa, Gallinero, Cotiella, Eristes, Posets, Perdiguero........, a prepararse para el descenso y nos vamos rápidamente. 
  Esta travesía que normalmente no tiene apenas problemas se convirtió en técnica y peligrosa debido a la dureza de la nieve. Ahora que el riesgo de aludes es escaso el peligro de despeñarse en un resbalón por poca pendiente que haya es grande, para mi gusto prefiero el riesgo de aludes, me dan menos inseguridad.

Impresionante vista sobre el macizo del Posets

  El descenso es mejor de lo esperado, José Luis íntegramente con los crampones, aunque son de la época de su "bisabuelo" funcionan correctamente. Yo con los esquís esperando al sol que llegue José Luis y aprovechando las franjas de nieve que en gran parte no tenían más de dos metros de ancho, poco antes de llegar al refugio tengo que descalzar un pequeño tramo y sigo por la pista esquiando hasta el coche.

Cumbre del Estibafreda, el Aneto por el sur y el pico Vallibierna

  Esta noche hacemos merienda cena de Año Nuevo en casa de los Ferrer para celebrar el éxito de nuestra expedición. Al poco de terminar la cena llegan a Campo los expedicionarios con los que "atacare" al día siguiente, Nacho (el patillas), Ángel (el cuñao) y Víctor (el melenas).


Reseña al Estiba Freda: