lunes, 11 de junio de 2012

Oturia 1921 m.

Miércoles 6:
Oturia 1921 m.

  Para no perder las "buenas costumbres" ni la forma física, nuestro entrenamiento de mantenimiento son estas salidas de bici que hacemos en sesión de tarde días entre semana. 
  En junio es cuando nos pegamos las "mejores" palizas, el día alarga un "huevo" y con el buen tiempo apetece "cien" veces más que cualquier día invernal.

Salimos al cordal y vemos Oturia a lo lejos

  A pesar de los kilómetros que hacemos con la "furgopatillera" para llegar a los puntos de partida merece sobradamente la pena. El mayor problema es que solemos ir bastante ajustados de tiempo, no podemos apenas parar, ni permitirnos el "lujo" de pinchar una rueda. Muchas veces llegamos al limite de la noche, solo en un recorrido por la sierra de Loarre y el día del Moncayo fue "obligatorio" utilizar las linternas frontales.

Vistas desde el Taillón a Monte Perdido, la brecha de Rolando se ve perfectamente

  Como siempre nada más comer salimos de Zaragoza los de "siempre", Nacho (el patillas), David (el exfutbolero) y yo, nadie nos quiere acompañar........., sinf...¡¡¡, el que viene una vez ya no vuelve.
  Nuestro destino vuelve a estar cerca de Sabiñanigo, concretamente el pueblo de Yebra de Basa, aparcamos en la plaza y comenzamos a pedalear sin perder tiempo a por la cumbre del Oturia.
  Realizaremos una ruta circular, partiendo por carretera retrocedemos en suave descenso a Sabiñanigo, poco antes de llegar tomamos un "atajo" con el que queremos evitar salir a la carretera nacional, al principio es pista, luego sendero que resulto estar un poco destrozado y comido por la vegetación, salimos entre la maleza a Sardas, los lugareños que nos ven preguntan si cogemos caracoles en bicicleta.

Luces de atardecer pedaleando por el lomo

  Por pistas asfaltadas con abundantes subes y bajas llegamos a Larrede, continuamos dirección Olivan, ahí es cuando David pincha rueda. David es un poco "comodón", se deja querer, Nacho es un "pardillo" y le cambia la rueda, para más "inri" se pega un "tajo" en la mano que a poco se nos desangra.
  Nos "mosqueamos" con él cuando saco de la mochila las mismas cámaras pinchadas que llevaba la semana anterior, alegando "cabreado" que a su padre no le había dado la gana ir a comprar nuevas. Pero que "jeta" tienes, compratelas tu "capuyo", tienes suerte que yo no sea tu padre, porque te daba una "somanta de leches" que te ibas a espabilar en diez segundos, enfinnnn........¡¡¡¡, creo que dejamos el tema bien claro, además la próxima vez cambiara la rueda el sólito, y los demás observaremos.

Buenas vistas llegando a la cumbre

  Proseguimos el camino por una pista de tierra que rodea Olivan, la seguiremos sin desviarnos, al principio tiene buen suelo, conforme subimos se estropea, sumado a la fuerte pendiente en algunos tramos no me complico, bajo y empujo. Larga subida siempre por bosque hasta que llegamos al cordal, ya vemos a lo lejos nuestro objetivo, la pista se "jode" si cabe aun más, como suaviza la pendiente vamos montados dando botes, en la cota 1750 m. llegamos a una valla para el ganado, abandonamos la pista subiendo rectos al cordal haciendo "empujambay"

Nacho llega el primero a nuestro objetivo

  Son poco más de 150 m. de desnivel que solo podemos ciclar ya próximos a la cumbre. A las 9 de la noche coronamos nuestro objetivo, a pesar de lo tarde que es hay mucha luz, luz de atardecer, resalta el relieve apreciándose el paisaje en tres dimensiones, el color rojizo de la luz le da un toque especial. Hace frío nos abrigamos bien, tomamos algunas fotos, comemos algo y pa abajo que se hace de noche.

Cimaaaaaaaaaa...........¡¡¡¡¡¡¡

  Espectacular descenso 100% ciclable, no nos desmontamos para nada, seguimos el lomo en sentido contrario evitando los tramos de rocas por la ladera izquierda, al llegar a la valla de ganado descenso directo y "salvaje" por prados hasta la pista. Continuamos por pista a la ermita de Santa Orosia, nos abastecemos de agua en su fuente y ya por una ancha y buenísima pista descenso a "tumba abierta" hasta Yebra donde tenemos la furgo, en 35 minutos cronometrados hemos bajado desde el vértice de la cumbre hasta el pueblo incluyendo la parada a coger agua, ¡¡¡que buenos somosss.....!!!
  En resumen, ruta larga y complicada en algunos trozos, exigente físicamente, 50 kilómetros y 1400 metros de desnivel acumulado, buenas vistas desde este gran mirador pre pirenaico.

Ermita de Santa Orosia

  Montamos las bicis en la furgo y como es costumbre y tradición sacamos la super nevera eléctrica de Nacho con las cervezas frías y patatas fritas que degustamos en la misma plaza del pueblo a la luz de las farolas con agradable temperatura.
  Regreso a Zaragoza sin nada de trafico, a las 23,30 estábamos en casa, ducha y a la cama que mañana hay que currar.

Otra de nuestras ascensiones al pico Oturia andando:

Otra ruta en bicicleta similar de David Naval por la zona:

Track para GPs y ver la ruta en Google Eart: