viernes, 15 de octubre de 2010

Turbón 2492 m.

El sábado por la tarde después de trabajar fui a Benasque con base en el apartamento de Campo. 
  "Para variar" esta noche tenia "mesa reservada" a cenar en casa de mis amigos y vecinos Yolanda y José Luis donde no falto de nada, me encontré muy a gusto en una larga velada en la que nos reímos mucho sin necesidad de beber "pacharan casero".

Refugio en la plana del Turbón

  Estuvo toda la tarde y noche lloviendo con "entusiasmo", como sabia que la predicción era penosa, al día siguiente me quede en la cama hasta que me "sangro la espalda". Cuando "amanecí" me dedique al "bricolaje" pendiente del apartamento con la ayuda de José Luis, hasta que Yolanda nos llamo para ir a comer otra vez a su casa. Estoy "abonado" para comidas y cenas, si fuera huérfano seguro que me adoptan.

Lunes 11:
Castillo del Turbón 2492 m.
Desde Llert por la Plana

  A las 9 de la mañana estaba en el albergue del Run donde quede con Rafa (el freerider) y con su amigo Rafa (bis), al que aun no le hemos puesto "mote" para diferenciarlos.
  Estaba lloviendo y el cielo negro, no había muchas ganas de mojarse en el sentido literal de la palabra. Dudamos un buen rato y al final decidimos ir a recorrer "paraguas en mano" un desconocido sendero que sube desde Llert hasta el refugio la Plana del Turbón, como plan "B" consistía en dar una vuelta para estirar piernas y si llovía mucho regresar.

Interior del refugio charlando con las chicas

  Cuando llegamos al final de la pista dejo de gotear, preparamos las mochilas y a las 11,30 horas comenzamos la marcha por un amplio sendero pisado y muy marcado, balizado como PR. Así, poco a poco aguanto el día y nos plantamos en el refugio de la Plana, que en principio era el final del trayecto.
  En el refugio conocimos a dos "chavalas" muy simpáticas que llegaron por la pista desde Serrate a subir el Turbón, la niebla y el frío las echo para abajo, estuvimos charlando con ellas mientras comíamos algo.

Llegando a la cima entre la densa niebla

  Al final, ya que llegamos hasta allí no vamos a dejar el "trabajo" a medias, entre la niebla GPS en mano enfilamos a la cima, llegamos sin salir de la "maldita" nube que por lo menos tuvo la delicadeza de no mojarnos. Frío, humedad y viento daban una sensación peor que un día malo de esquí en pleno invierno.

Cumbre del Turbón

  Tras hacernos las fotos de "rigor" sin esperar mucho emprendimos el descenso, aprovechamos las pedreras al máximo llegando al refugio en pocos minutos. Sin parar, bastante rápidos deshicimos lo andado hasta llegar al coche tras recorrer 15 kilómetros y 1550 metros de desnivel total.

En la cima mucho frío y no se veía nada

  Nuestro recorrido fue el plan "D", el plan "B" inicial era descender por Vilas del Turbón habiendo dejado nuestro segundo coche allí, nada nos hizo pensar que fuéramos a llegar a la cumbre y desechamos el "invento".
  Reservo la repetición este recorrido senderista para otra ocasión con el cielo limpio para ver el paisaje, lo haremos circular.
  La dificultad del recorrido radica únicamente en el gran desnivel que se supera, solo apto para caminantes con la "mente curtida" y un par de buenas patas.

En la plana del Turbón con el Baciero asomando entre la niebla

Reseña para subir a la Plana Turbón por Llert:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Más fotos:
Turbón 2492 m.