jueves, 22 de junio de 2017

Basender

Martes 20 de Junio:
Descenso de Barrancos
Barranco del Basender
Reciclaje para monitores de Barrancos

  Con Bibiana (Bibi), Bea (secretaria), Yaiza (la pro), Raquel (la marmota), María (la anfibia), Carmen y Lucía.

  Crónica redactada por Yaiza.

Primer rapel, Bea inicia el recordatorio

  De cara al Campamento de Multiaventura Tebarray decidimos aprovechar la tarde del martes para descender el barranco del Basender y recordar el montaje de reuniones, rescates, como cortar la cuerda de alguien en apuros rápidamente para que sufra lo menos posible… Salimos a las 15:30 de Zaragoza Bibiana (Bibi), Bea (la secretaria), Daniel (el kamikaze), Maria (la anfibia), Raquel (la marmota) y yo, Yaiza (la Pro). 

Raquel baja siempre la primera y asegura desde abajo

  Recogemos a Carmen en Villanueva y vamos directos hacia Colungo donde nos espera Lucia (la amiga de Bea) Ya desde allí por el circuito de scalextric (la carretera) seguimos hasta el parking del Vero. Para nuestra sorpresa los árboles estaban calcinados y muchos inexistentes; hace un calor que “te-torras”, ninguna nube en el cielo y un sol de justicia. 

Bibi

  Repartimos el material y comenzamos la aproximación (a mí me han encasquetado la cuerda de 45m, ¡gracias!...) Enseguida echamos a sudar como pollos hablando de nuestras “grandes” experiencias en Salou y cómo arreglar el mundo, enseguida nos introducimos en el barranco. Bea, Bibi y yo seremos las encargadas de montar las instalaciones puesto que seremos las monitoras y no queremos despeñar a ningún chaval…bueno, ya veremos…

A Lucía se le ha "olvidado" rapelar

  Bea se encarga de empezar a recordar todos los nudos y parafernalia necesaria, enseguida cogemos soltura y nos movemos rápido. El barranco está muy verde, abunda la vegetación y corre una pequeña brisa que poco a poco refresca el ambiente. Ya en el último rapel practicamos y “enredamos” con las cuerdas simulando percances que pueden producirse en un barranco con caudal. 

Las tres monitoras en acción

  Lo tomamos con calma y enriscamos a todas nuestras víctimas (María, Raquel Carmen, Lucía) Parece que estamos demasiado a gusto… son las 21:00 y hay luz de sobra pero… ¡anda! El sol ha desaparecido, la brisa comienza a ser más fuerte y resulta que comienzan a caer gotones azarosamente.. Seguimos montando y desmontando la reunión y depurando la técnica. 

Lucía con soltura

  Una vez que nuestras víctimas han bajado el último rapel lo hacemos el resto dando por concluida la actividad de “reciclaje”. Estamos protegidos bajo la pared del barranco y mientras recogemos las cuerdas el viento se vuelve feroz , el cielo comienza a rugir y aquello se convierte en el tormentón del siglo. Dudamos en esperar a que termine, pero, ¿y si va a más…? Para volver al coche debemos remontar una pequeña parte del río Vero y cruzar el caudal en varias ocasiones. 

Enorme y estética sala

  Unas en chanclas, otras descalzas y en el caso de Daniel, con las botas puestas (de aquí lo de Kamikaze) La tormenta cesa pero el viento levanta maleza y polvo que incluso hace daño chocando contra nosotros. ¡Que aguante un poco y que no nos caiga la gorda por favor!, pensamos…  Hay que superar por unas grapas la pared la presa y así acceder al camino que en 5 minutos nos lleva al parking. 

Carmen es novata pero aprende rápido

  En cuanto comenzamos a superarlas el cielo se ilumina intermitentemente y comienza de nuevo a diluviar. Echamos a correr pero aún así nos calamos hasta los huesos; “por lo menos no es granizo” (pensé interiormente antes de llegar al coche)… ¡Pues de regalo a falta de 3 minutos para salvarnos comienzan a cruzarse entre nuestros ojos unas pequeñas bolas blancas que pican endemoniadamente! ¡Sálvese quien puedaaaa! 

Bibi orgullosa con su montaje de cabecera

  En cuanto llegamos al parking tiramos las mochilas al maletero y nos metemos en los coches mojados y llenos de barro.  Estamos repartidos en dos coches, no nos podemos comunicar, entumecidos, los cristales se empañan, es un milagro que todavía no nos haya partido un rayo, lo único que queremos es poder disfrutar de un picnic en condiciones…

La anfibia en su salsa

  Daniel arranca el coche y huimos en mitad del diluvio hacia Zaragoza; pararemos donde no llueva para reorganizar el material, secarnos y tomar algo. El temporal nos persigue y no paramos hasta Villanueva  aprovechando para dejar a Carmen. Daniel y Bea han conducido con las botas empapadas, todos seguimos mojados por lo que no tardamos en montar “el tinglao” a lo largo y ancho de toda la calle para reconstituirnos y guardar el material.

Barranco excavado por el agua 

 La temperatura es reconfortante y a pesar de que es media noche hacemos el picnic de rigor en la misma calle hasta que nos cansamos y decidimos dar por finalizada esta aventurera tarde.
  Es nuestra última salida antes de partir el Sábado a los Alpes, nos despedimos prometiendo volver a vernos sanos y salvos antes del campamento… espero que sea así… ¡¡Daniel más vale que no te caigas en ninguna grieta…!!

Yaiza.

Prácticas de rescate

Reseña Barranco del Basender:
http://www.acampamos.com/comunidades/aragon/aventura/barrancos/basender/barranco_basender.htm

Bea haciendo un descuelgue

Basender combinado con el Portiacha:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2014/08/portiacha-y-basender.html

El equipo "A"

Basender combinado con ferrata de Peñas Juntas:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2014/12/basender-y-penas-juntas.html

Rapel final

Basender combinado con la ferrata y barranco de la Virgen:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2009/11/cronicas-montaneras-barranco-basender-y.html

Desmontando el rapel

Basender invernal:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2009/12/cronicas-montaneras-barranco-del.html

Cruzando el Vero

Basender y variante de la cornisa con retorno por las Escaleretas:
http://danielmurmarin.blogspot.com.es/2015/08/basender.html

Cada uno con su estilo

Ver todas las fotos:
https://goo.gl/photos/CC8GZNarwLePKRdJ7

 Pequeña trepada

Roca pulida y resbaladiza