jueves, 10 de febrero de 2011

Diente de Batanes Occidental 2877 m.

Domingo 6: 
Diente de Batanes Occidental 2877 m. con esquís

  A las 8 hemos quedado Javi Pérez y yo con el resto de los expedicionarios en el bar Mi casa (para variar, ya nos han cogido cariño y todo), Juan Carlos Cirera, Rafa (el freerider), Nacho (el patillas) y Leo (sin catalogar) completan la alineación.

Las laderas al salir del bosque caen vertiginosas sobre el Balneario

  Nos costo casi una hora llegar al Balneario de Panticosa por la nutrida caravana de esquiadores dispuestos a batir un récord de aforo en Formigal, codo a codo y todos bien juntitos. Cuando nos desviamos hacia Panticosa volvemos a estar solos en la carretera, en el balneario aparcamos en la misma plaza junto a las heladas escaleras de acceso a la GR.


Flanqueando el ibón grande de Labaza helado

  Comenzamos la marcha sin prisas esperando que el sol "caliente" la nieve en la inclinada pala bajo los ibones de Labaza que a estas horas esta dura como el cristal. A poco nos "matamos" ya en las escaleras de Casa Belio cubiertas de hielo, en equilibrio inestable y agarrados a la barandilla como podemos superamos el primer "paso expuesto" de nuestra ascensión. Seguimos el trazado de la GR, que esta pavimentada por una dura capa de nieve, junto a varios grupos que se dirigen al Bacias la mayoría ya con crampones puestos.


Últimos metros de cresta para llegar a la cumbre

  Al salir del bosque nos desviamos a la izquierda por la temida pala, unos con esquís y cuchillas y otros con crampones, cada cual se busca la vida como puede metiendo cantos con fiereza. Cuando llegamos al primer ibón de Labaza, helado y cubierto de nieve, respiramos más tranquilos. Ya pega el sol y la pendiente nos da tregua, flanqueamos los ibones y volvemos a coger inclinación pero con la nieve transformada, mucho más cómodos y sin peligro.

Cima del Diente Occidental con los otros dientes detrás

  En una especie de falso collado pelado de nieve y muy cerca de la cima paramos a poner crampones, la pala final cambia de orientación y tiene un aspecto vítreo y reluciente.
  Por fin coronamos, muy buenas vistas desde este lado del balneario cuyas perspectivas no conocíamos, Garmonegro, Algas, Argualas, Infiernos y hasta el Vignemale a nuestra espalda, sin dejar de nombrar al Bacias.
  Nos vanagloriamos y felicitamos mutuamente por lo "buenos" que somos, disfrutamos de la la buena temperatura y las vistas ademas de hacernos las fotos "de rigor". Somos tan buenos que ni nosotros nos lo podemos creer.

Autorretrato de todos los expedicionarios en la cumbre

  El descenso prometía ser bueno, había que estar pendiente a los continuos y bruscos cambios de nieve que en momentos de "alegría" dieron al suelo con los huesos de más de uno, incluido el redactor que "nunca" se cae.
  En el tramo del bosque "pasamos" de descubrir "mundos nuevos" y esquiamos por la GR derrapando contribuyendo a su pavimentación, a 15 minutos del Balneario junto al para aludes descalzábamos los esquís.

A Nacho se le nota en la cara como disfruta del descenso

  Terminamos el día con una cerveza en el refugio de la casa de Piedra y comiendo después en el bar Navarro de Panticosa junto a la iglesia donde nos sirvieron fuera de horas sin problemas con muy buen trato.
  A las 19,30 iniciamos el largo regreso a Zaragoza porque la carretera estaba atascada desde Escarrilla, un control de la policía en Senegüe era el responsable, el resto del viaje con trafico denso pero fluido.

Espectaculares vistas del Garmonegro, Arnales e Infiernos

Reseña para subir al diente de Batanes occidental:

Track para GPS y ver la ruta en Google Eart:

Más fotos: