martes, 17 de febrero de 2015

En "dique seco": operación de rodilla

En "dique seco": operación de rodilla

  El pasado uno de Noviembre realizamos una ruta circular al Pico Balaitus, ascendimos desde la Sarra por los ibones de Arriel y Gran Diagonal para descender rapelando la Brecha Latour al refugio de Respumoso.
  Todo iba perfecto, subimos rápido con un día fresco y soleado, ideal para andar, hasta pasados los rapeles de la Brecha.

La Tuca de Paderna camino a la Besurta
  Hace años que bajando por el monte en verano me molestan bastante las rodillas con un dolor punzante que se puede aguantar, unas veces en una, otras la otra, e incluso las dos simultáneamente. Imagino que tengo un desgaste agudo de cartílago que he asumido pues no se puede reparar, cosas de la "edad" y el deporte continuado.....

Paseando por el Valle de Estós
  Aquel día superados los rapeles de la brecha, mientras bajaba, sin previo aviso noté un "leve" dolor diferente del acostumbrado en la rodilla derecha, conforme descendía se iba acentuando hasta llegar a limites insoportables. Al pasar por el refugio pensé decirles a mis compañeros que me quedaba a dormir y bajaría al día siguiente, pero continué hasta el coche.

Las nevadas han dejado un paisaje de ensueño
  Llegar a la Sarra fue un tormento, cojeando y aguantando el dolor lo conseguí. Pensé que al día siguiente remitiría pero no fue así, en Zaragoza pasé la semana  cojeando con ligera mejoría. Sin llegar a desaparecer, a base de anti-inflamatorios se transformó "solo" una molestia.
  Los fines de semana sucesivos continué saliendo al monte, dolía pero nunca llego a los niveles del Balaitus.

La vegetación cargada de nieve
  Por fin me decidí a visitar al traumatólogo que inicialmente diagnostico un fuerte desgaste de cartílago pero mandó hacer una resonancia para descartar sorpresas. Con la resonancia llegó la "inesperada sorpresa", desgaste del cartílago articular por artropatía crónica con rotura de tercio medio de menisco interno abierta a la superficie inferior.
  Solución no tiene, se puede hacer un apaño, operar por artroscopia para cortar el trozo de menisco roto y limpiar un poco el cartílago, con eso se logra quitar o disminuir el dolor.

“Paso de Nartesa” subiendo a la Peña San Cosme
  Decidí esperar y ver como evolucionaba, no apetece que te "rajen" sin saber a ciencia cierta que la solución es buena y definitiva.
  No reposé ni un solo fin de semana, el dolor continuaba pero cada vez menor, hasta que nevó e inauguré la temporada de esquí con una sencilla ascensión al pico Espelunciecha
  La nieve estaba dura como el cemento, ascendí relativamente bien pero la esquiada fue un calvario, el dolor punzante me "atacaba" cada giro haciendo que se me fallara la pierna.

Aérea y expuesta terraza para llegar a la cumbre de la Peña San Cosme
  El gran problema no es el dolor, lo que me asusta es que al subir no me duele y al bajar mucho. Imagino un gélido día de invierno bajando de un "tresmil" en el que se me bloquea la rodilla quedando inmovilizado por completo. Si las condiciones meteorológicas no son buenas y el rescate es lento dificultoso "moriría de hipotermia de la forma más "tonta".

Vistas del Mallo San Jorge y el Borón desde Vadiello
  El lunes sin falta visité otro traumatólogo para tener segunda opinión y tome la decisión de operarme de inmediato. 
  El 15 de Enero a las doce de la mañana entraba en el quirófano del hospital Montecanal, operación con anestesia epidural y a las seis de la tarde estaba en mi casa viendo la tele pierna en alto y hielo encima.

José Luis subiendo al Pico Navaín desde Ascaso
  En la recepción del hospital no sabes si es un hotel u hospital, te dan hasta la prensa diaria para que no te aburras. Tanto la clínica como cada especialista que interviene te hace firmar "mil" papeles que mejor no leerlos pues da la impresión que asumes tu "sentencia de muerte", acabé con las manos sucias de tinta
  No me había llegado a meter a la cama y ya subía un enfermero a buscarme, carrera de "formula uno" por los pasillos y al quirófano donde estaban todos esperando impacientes.

La circular al Navaín es un estupendo mirador sobre Monte Perdido
  Cada vez que veía una enfermera nueva me pinchaba, llegue a perder la cuenta de las veces que me "taladraron" en un solo día, paradójicamente la inyección de la anestesista en la espalda fue lo que menos dolió.
  Con música de fondo en plan relajado, una tele para mi y otra para el traumatólogo comenzó la función. Me hacen dos orificios debajo de la rotula, por uno meten la cámara de video, por otro un tubo por el cual introducen la "herramienta".

En la cumbre del Pico Navaín con Peña Montañesa al fondo
  Mientras el medico opera yo lo veo en directo sin notar nada, simultáneamente me explica lo que veo y lo que hace, básicamente cortar y cortar. Da "miedo" ver los cachos que secciona, aunque en la tele parecen del tamaño de mi cabeza, realmente son como la punta de un bolígrafo.
  Vista en directo me pareció una operación sencilla y sin posibles complicaciones, lo más problemático es la propia anestesia.

Juan baja hacia Ascaso con el Valle del Ara y Boltaña
  En cuanto orinas la anestesia te mandan a tu casa, con la pierna vendada pero andando sin muletas salí del hospital. A los cuatro días de reposo con la pierna tiesa, me retiró la venda y aconsejó hacer algo de bicicleta, a los diez días me quita los puntos insistiendo en que hiciera más bicicleta y caminara.

Atardecer en las Planas de María
  La verdad es que todo ha ido fenomenal, los dolores han desaparecido, la rehabilitación ha sido casi inexistente pues no deje de hacer deporte hasta el mismo día de la operación y apenas he estado cuatro días semi inmovilizado.
  En un mes he ido recuperando poco a poco la actividad normal, ahora no estoy aún al cien por cien pero poco me falta, la propia rodilla va marcando hasta donde puedo forzar.

Bonito recorrido por las sendas de los sotos del Ebro
  En los últimos treinta días apenas he colgado "Crónicas", aproveche para escribir las que tenia atrasadas antes de la operación. A partir de ahora retomo progresivamente la actividad montañera y empezaré a colgar mis excursiones.
  Os intercalo las fotos que me han enviado mis amigos este mes pasado para ponerme los "dientes largos".

Espectaculares vistas desde el Castillo de Sora cerca de Castejón de Valdejasa
Más fotos:
Selección Amigos